Actualizado 25/02/2015 17:28 CET

900 extranjeros residentes en Madrid fueron expulsados de España en 2014

MADRID, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un total de 913 extranjeros residentes en Madrid fueron expulsados de España en 2014 por condenas de más de un año de cárcel o por antecedentes de delitos cometidos, en aplicación de la Ley de Extranjería, tal y como ha revelado hoy el jefe superior de la Policía de Madrid, Alfonso José Fernández Díez.

Durante una rueda de prensa para informar de la detención de varios miembros de bandas latinas, Fernández ha detallado que de las 913 personas expulsadas, 505 lo han sido por aplicación de la Ley para las personas condenadas a más de un año de cárcel y las 408 restantes se instó el expediente de expulsión por antecedentes y faltas contra la seguridad y orden público.

El jefe superior de la Policía ha aclarado que estas personas no están vinculadas a bandas latinas. Precisamente, la delegada del Gobierno ha anunciado hoy que dos cabecillas de bandas latinas han sido expulsadas de España, mientras que a otras 20 se ha iniciado la orden de expulsión, bajo conocimiento judicial.

BANDAS LATINAS

De las dos personas a las que se ha expulsado, a una se le ha revocado la nacionalidad española por parte de la Dirección General de Registros y Notariados, mientras que en el otro caso el expediente se encuentra menos avanzado y de momento lo que se ha hecho ha sido el informe desfavorable previo a la solicitud de revocación de nacionalidad.

De las 20 órdenes de expulsión en tramitación, 14 son por estancia irregular en España y otras 6 por tener condenas a penas privativas de libertad por tiempo superior a un año por diversos delitos.

Por su parte, la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, ha indicado que se aplicarán medidas similares, así como otras como la revocación de la nacionalidad o la no renovación del permiso de residencia, dependiendo el caso, como una de las medidas aplicadas, a 34 de los principales cabecillas de las bandas latinas que operan en Madrid.

De estos 34 pandilleros, 12 son miembros probados de los Ñetas, ocho de los Trinitarios, siete de los Dominican Don't Play, cinco Latin Kings y dos de las maras. "La ley es garantista pero lo importante es el mensaje a los pandilleros, de que si cometen delitos se les va a expulsar de acuerdo con la Ley", ha añadido.

Según ha detallado la delegada, de estas 34 personas sólo una tiene la nacionalidad española. El resto eran residentes en nuestro país, algunos con permiso en regla y otro no. Dentro de los que están en situación administrativa regular, para proceder a la expulsión se les aplica diferentes normativas.

"Cada caso es aislado pero desde junio de este año la instrucción es que se haga de manera sistemática y estricta para personas implicadas en organizaciones criminales porque los ciudadanos no entienden que alguien que esté en España, que esté disfrutando de sus beneficios, se dedique a delinquir y militar en una organización declarada como organización criminal por el TSJM", ha defendido.

Cifuentes ha señalado que la Delegación está desarrollando cuatro líneas de trabajo de forma paralela y simultánea: presión policial, aplicación estricta de la Ley de Extranjería, refuerzo de los controles en fronteras e incremento de las actuaciones preventivas de carácter educativo.

Además de estos 34 líderes de bandas latinas, la delegada ha reconocido que están trabajando con otros 94 miembros susceptibles de ser aplicables también la Ley de Extranjería. "Tenemos suficientes pruebas para demostrar que son miembros de bandas latinas", han dicho.

UNOS 300-350 MIEMBROS

Por su parte, el inspector jefe del grupo de bandas latinas de la Brigada de Información, Ricardo Gabaldón, ha detallado que la presencia actual de estos grupos en Madrid es de entre 300 y 350 miembros, diseminados en 60-70 individuos en cada una de las bandas.

Así, en estos momentos la banda más activa es la de los Trinitarios. Luego están los Dominican Don't Play, los Ñetas, los Latin Kings y las maras. Aunque de estos sólo ha habido dos detenciones y, según Gabaldón, no están organizados en Madrid.

"Las pandillas se mueven en un mundo de rivalidad entre ellos. No son atracadores de bancos ni jefes del tráfico de drogas o la prostitución. No controlan los grandes delitos. Buscan el dominio, poder y preponderancia en las calles. Pueden dedicarse al trapicheo de drogas, pero en los registros nunca se les ha registrado drogas a gran escala", ha indicado el inspector.

Cifuentes ha apuntado, además, que en 2014 y en lo que llevamos de 2015 no se han visto inmersos en homicidios, aunque en 2013 sí hubo uno y en 2012, dos. Los delitos por los que acaban siendo detenidos son, generalmente, por lesiones, amenazas graves, riñas, robo con violencia, agresión sexual, tenencia ilícita de arma, delito contra la salud pública, tráfico de armas, coacciones, extorsión, receptación o atentado a la autoridad.

Para leer más