Actualizado 15/10/2012 13:04 CET

La adaptación hotelera al Islam podría generar un negocio de 149.000 millones en 2020

Los expertos prevén que se convierta en un negocio de futuro rentable

MADRID, 15 Oct. (EUROPA PRESS) -

El crecimiento del turismo musulmán ha provocado en los últimos años que los hoteles que cumplen con las normas islámicas hayan incrementado de forma exponencial su ocupación, gracias a la adaptación de sus servicios a las enseñanzas y principios del Islam y el derecho islámico, y las previsiones son que este turismo genere un negocio superior a los 149.000 millones de euros en 2020.

Con una población mundial estimada en los 1.800 millones, los musulmanes se han convertido en uno de los objetivos de moda de la industria del turismo mundial que se han esforzado por construir hoteles y restaurantes 'halal', e incluso adaptar salas de oración en aeropuertos para satisfacer las necesidades religiosas.

Los hoteles 'halal' (admisible en árabe) no sirven bebidas alcohólicas, ofrecen menús con certificación 'halal', instalaciones específicas para las mujeres, salas de oración y, en general, un ambiente acogedor para el turista musulmán.

Durante el Ramadán del año pasado, el famoso Hotel Sacher en Viena, Austria, dispuso unas instalaciones específicas para la oración y las comidas especiales antes del amanecer ('sahur') y a la puesta del sol ('iftar').

También otros locales como el lujoso Lord Milner en Londres o la cadena Holiday Villa hotel, se han adaptado instalando una señal de indicación 'qibla' en sus habitaciones.

NUEVO NEGOCIO RENTABLE.

Como la población musulmana con alto poder adquisitivo va en aumento en los países de mayoría musulmana y en particular de Europa Occidental y los Estados Unidos, los expertos prevén que el turismo 'halal' se convierta en un negocio de futuro rentable.

Según un estudio de la consultora estadounidense Dinar Standar, en 2011 los musulmanes gastaron 126.000 millones de dólares (casi 98.000 millones de euros) en viajes y las previsiones son llegar a los 192.000 millones de dólares (149.000 millones de euros) en el año 2020.

El fundador y director ejecutivo de Crescentrating, Fazal Bhardeen, organización que hace clasificaciones de hoteles y aeropuertos de acuerdo a cómo se adecuan a las necesidades de los musulmanes, explica que este tipo de turismo es muy rentable ya que los turistas 'halal' viajan en grandes grupos familiares, permanecen en el lugar que eligen mucho tiempo y gastan más.

HOTELES POR TODO EL MUNDO.

Hasta ahora los destinos favoritos han sido predominantemente los países de mayoría musulmana, como Egipto, Malasia y Turquía. Sin embargo, otros sitios no islámicos como Australia se han sumado recientemente a la lista de países pro-turismo islámico.

En Dubai, donde los grupos de hostelería han anunciado el desarrollo de cadenas de hoteles que cumplan con la ley islámica. Almulla Hospitality prevé abrir 150 hoteles Halal para el año 2015, no sólo en Medio Oriente, sino también en Europa y América del Norte.

Asimismo, la cadena hotelera Jawhara se propone implantar en el 25% de sus establecimientos en Dubai los servicios adecuados para que estos sean totalmente compatible con los preceptos contemplados en la Ley Islámica o Sharia.

Incluso estos hoteles dedican un 2,5% de sus beneficios netos como 'zakat', la tasa de solidaridad o limosna islámica que se considera obligatoria para todo musulmán adulto con ingresos.

Pero el interés por este modelo de turismo se extiende más allá de las empresas ubicadas en los países de mayoría musulmana. Con sede en Zurich, Kempinski, pretende construir de aquí al 2015 cerca de 30 hoteles en colaboración con la consultora de Asesoramiento Islámico, Financial Group. Bajo la marca Shaza, se abrirán hoteles en el norte de África, la región del Golfo y Europa.

Best Western, ya ofrece hoteles Halal en Malasia, Bahrein y Omán, y se planea abrir más hoteles en los próximos años. El Rezidor Hotel Group, con sede en Bruselas, que opera marcas como Radisson SAS y Park Inn, ha estimado que el mercado hotelero compatible con la 'Sharia islámica' crecerá en torno a 20% por año durante la próxima década.

El turismo 'halal' también es un turismo cultural. Así agencias como Islamic Travels ofrecen "explorar la ummah", es decir viajar a países marcados por una tradición islámica, para conocer gente y vivir entre musulmanes. Los viajes se organizan de acuerdo a momentos religiosos, como las cinco oraciones diarias, la oración del viernes o el ramadán.