Publicado 15/09/2020 15:02:30 +02:00CET

Arancha González Laya presidirá mañana la celebración del Año Nuevo Judío en Madrid

   MADRID, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

   La ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, presidirá este miércoles 16 de septiembre en Madrid un acto con motivo de la celebración del Año Nuevo Judío, que es el 5781 de su calendario, y que llegará el próximo viernes a la caída de la tarde.

   En el acto, organizado por Centro Sefarad-Israel, también intervendrán la consejera de Cultura y Turismo de la Comunidad de Madrid, Marta Rivera de la Cruz; la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís; el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE), Isaac Benzaquén, y el presidente de la Comunidad Judía de Madrid, León Benelbas.

   Durante la recepción también se hará entrega del Premio Corona de Esther que Centro Sefarad-Israel concede anualmente a personas o instituciones que hayan promovido la concordia y el intercambio intercultural, de manera especial en el ámbito judío. En esta ocasión, el galardón ha sido concedido al exministro y expresidente del Parlamento Europeo Enrique Barón.

   El jurado, compuesto por miembros del equipo directivo del Centro Sefarad-Israel, ha decidido concederle este galardón "por sus aportaciones en pos del entendimiento entre los países que conforman la Unión Europea y el reconocimiento de minorías sociales como las comunidades judías".

   El acto, que tendrá lugar en el Centro Sefarad-Israel (calle Mayor, 69) dará comienzo a las 19.00 horas con una foto de familia y posteriormente tendrán lugar las intervenciones.

A LA CAÍDA DE LA TARDE DEL VIERNES

   La comunidad judía española, compuesta por unas 45.000 personas, recibirá el nuevo año judío a la caída de la tarde del próximo viernes 18 de septiembre, según informa la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE).

   La festividad se llama Rosh Hashaná, que significa "cabeza del año" y comienza con el sonido del shofar (cuerno de carnero) que anuncia el nuevo año y la entrada en un periodo de diez días "de meditación, balance del año anterior y arrepentimiento por los errores cometidos".

   Rosh Hashaná se celebra durante dos noches, se encienden velas, se recitan bendiciones, se preparan comidas festivas y los judíos se desean 'Shaná Tová Umetuká', que significa 'un feliz y dulce año'.

   En la mesa de la celebración están presentes las granadas (tiene tantas semillas como preceptos debe cumplir un fiel judío), manzanas y miel (que simbolizan la invocación de un año dulce y próspero).

   A los diez días, el domingo 27 de septiembre, el sonido del Shofar anuncia Yom Kipur, el día en el que Dios perdona a los fieles. El Shofar simboliza "el despertar de la conciencia ante el año que comienza lleno de buenos propósitos".

   Durante Yom Kipur mucha gente suele ayunar y con la caída de la tarde del domingo 27 de septiembre, se rompe el ayuno con una comida particularmente alegre a la que se invita a las personas que se encuentran solas o sin recursos.

Contador