Actualizado 08/12/2007 15:36 CET

Atentado.- Más de 3.000 personas se manifiestan en El Tiemblo (Ávila) por la paz y contra ETA

ÁVILA, 8 Dic. (EUROPA PRESS) -

Más de 3.000 personas, según el Ayuntamiento de la localidad, se manifestaron hoy en El Tiemblo (Ávila) por la paz y contra ETA horas después de haber sido enterrado en su cementerio el guardia civil Fernando Trapero, tiroteado hace una semana por la banda terrorista en el sur de Francia y que falleció el miércoles tras cuatro días en coma.

Bajo la pancarta 'El Tiemblo por la paz, la libertad y la derrota de ETA', la manifestación partió de la plaza del Ayuntamiento para regresar de nuevo a ella, donde todavía permanecen, a las puertas del edificio consistorial, numerosas velas -junto a una foto del agente- de la vigilia celebrada el miércoles por la noche.

En la manifestación, con la presencia de numerosos amigos del malogrado agente, se leyó el manifiesto aprobado por unanimidad en el pleno extraordinario celebrado tras el fallecimiento del funcionario, en el que se aprobó dar su nombre a una calle de la localidad y decretar tres días de luto.

El manifiesto condenó "el atentado criminal que ha costado la vida a dos jóvenes defensores de la libertad de todos los españoles" y subrayó "la unión existente entre las fuerzas políticas que componen el pleno para reiterar esta condena unánime".

"Queremos destacar el impecable comportamiento de nuestro pueblo, de los vecinos y familiares de Fernando, que con entereza, valor y humildad están sufriendo estos duros momentos, este comportamiento propio de hombres y mujeres de bien nos legitima doblemente para reivindicar justicia", añadió.

El pleno del Ayuntamiento, "por unanimidad de las fuerzas políticas, en representación de toro un pueblo que sufre la pérdida de uno de los suyos, exige al Gobierno de España que utilice los instrumentos del estado de derecho con el objetivo de no dar descanso a la banda asesina ETA, hasta que todos cumplan condena en la cárcel".

ILEGALIZACIÓN.

En la misma línea, se exigió al Gobierno central que ilegalice "a todos aquellos partidos y asociaciones" que no condenan el atentado que ha costado la vida a su "vecino" Fernando y "persiga con la fuerza de la justicia a todos aquellos que haciendo apología del terrorismo con igualmente culpables de este crimen".

"Exigimos la unidad de todas las fuerzas políticas democráticas, con el principal fin de hacer justicia a todas las víctimas del terrorismo", concluyó el manifiesto.

La manifestación estuvo encabezada por la Corporación tembleña, con el alcalde, Rubén Rodríguez a la cabeza, y los padres del agente, además de diversos representantes políticos e institucionales, como el vicepresidente de la Diputación, Miguel Ángel Sánchez Caro; el presidente del PP y senador Antolín Sanz, y el diputado y secretario provincial del PSOE, Pedro José Muñoz.

'¿Hasta cuándo tanto dolor?' decía una de las pancartas mostradas en la manifestación, que finalizó con la intervención de uno de los amigos de Fernando Trapero: "Nos sentimos orgullosos porque ha luchado por su vida hasta que los asesinos fueron detenidos", dijo.

"Fernando estará siempre con nosotros, ¡viva Fernando!", concluyó el recuerdo al guardia civil muerto a manos de ETA a los 23 años.