Carmen Calvo intercambió un saludo "cordial" con el Papa y el cardenal Pietro Parolin en el Vaticano

Publicado 07/10/2019 12:17:49CET

MADRID, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad en funciones, Carmen Calvo, intercambió este sábado 5 de octubre un saludo "cordial" con el Papa Francisco y con el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, durante el Consistorio Público para la creación de 13 nuevos cardenales, entre ellos, dos españoles.

El Ministerio de la Presidencia ha difundido varias fotografías, en las que se observa a Carmen Calvo estrechando la mano del Pontífice e intercambiando unas palabras con el cardenal Pietro Parolin, en el marco de la celebración del Consistorio, al que la vicepresidenta acudió encabezando la delegación española.

Calvo mantuvo un breve encuentro con el Papa y saludó al cardenal Parolin antes del comienzo del Consistorio Público en el Vaticano, según han informado a Europa Press fuentes del Ministerio de Presidencia, que han precisado que se trató de una "cordial" conversación privada.

La ministra de Presidencia asistió vestida de negro y con la cinta de la Orden de San Carlos, condecoración que le fue concedida en 2007. Esta condecoración fue establecida por el rey Carlos III en 1771 con la finalidad de reconocer a aquellas personas que hubiesen destacado especialmente por sus buenas acciones en beneficio de España y la Corona.

Asimismo, en otra de las imágenes se puede ver a la vicepresidenta del Gobierno en funciones saludando al presidente de la República Democrática del Congo, Félix Tshisekedi, que también acudió a la ceremonia.

En el Consistorio, que se celebró el pasado sábado en la Basílica Vaticana, el Papa Francisco creó cardenales al obispo Miguel Ángel Ayuso Guixot, nacido en Sevilla, que preside el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, y al salesiano, nacido en Vélez-Rubio (Almería), Cristóbal López Romero, arzobispo de la diócesis de Rabat.

SEGUNDA VISITA EN MENOS DE UN AÑO

Carmen Calvo regresó este sábado 5 de octubre al Vaticano casi un año después de su última visita, con la exhumación de Francisco Franco aún de fondo pues, aunque el Gobierno lo tenía todo preparado para llevarla a cabo el pasado 10 de junio, el Tribunal Supremo la suspendió cautelarmente.

En su sentencia, dada a conocer el pasado lunes, el Alto Tribunal aprecia la justificación de urgencia para avalar el Real Decreto ley del Gobierno que acuerda la exhumación de los restos del dictador y señala que la obra para sacar los restos y su posterior entierro en el cementerio de El Pardo-Mingorrubio no necesita de licencia municipal, lo que aceleraría los trámites. La portavoz del Gobierno en funciones indicó este viernes que esperan llevar a cabo la exhumación "más pronto que tarde", pero no han facilitado aún una fecha.

Precisamente, la visita de Calvo al Vaticano se produce casi un año después de la que realizó el 29 de octubre de 2018 para reunirse con el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, para abordar temas pendientes, entre ellos, la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos. Tras el encuentro, el Vaticano corrigió a Carmen Calvo sus declaraciones sobre el contenido de la reunión.

En concreto, Carmen Calvo anunció en los pasillos del Congreso de los Diputados, que el Ejecutivo y la Iglesia habían "acordado" trabajar juntos para "encontrar una salida" a la situación de la exhumación que, "obviamente", dijo, "no puede ser La Almudena".

Si bien, apenas unas horas después de realizar estas declaraciones, el entonces portavoz del Vaticano, Greg Burke, precisó que durante la reunión con la vicepresidenta del Gobierno español, Parolin "en ningún momento se pronunció sobre el lugar de la inhumación", aunque vio "oportuna" la solución de explorar otras alternativas al entierro en La Almudena a través del diálogo con la familia.

Unos meses después, en febrero de 2019, el Gobierno hizo pública de forma parcial una carta de la Santa Sede en la que el secretario de Estado del Vaticano afirmaba que "la Iglesia no se opone a la exhumación de los restos mortales del general Franco si la Autoridad competente así lo dispone".

No obstante, otros fragmentos de la misiva desvelados más adelante por 'El Independiente', ponían de manifiesto que el secretario de Estado Parolin también trasladaba en esa carta al Ejecutivo español que la exhumación es "competencia del Estado español y está sometido al Derecho y a la Justicia española".

"HAN RESUCITADO A FRANCO"

Ya en junio de 2019, el entonces nuncio del Papa en España, monseñor Renzo Fratini, afirmó en una entrevista con Europa Press justo antes de jubilarse que el Gobierno pretende "resucitar a Franco" con su proyecto para exhumar los restos del dictador del Valle de los Caídos.

"Sinceramente, hay tantos problemas en el mundo y en España. ¿Por qué resucitarlo? Yo digo que han resucitado a Franco. Dejarlo en paz era mejor, la mayoría de la gente, de los políticos, tiene esta idea porque han pasado 40 años de la muerte, ha hecho lo que ha hecho, Dios juzgará. No ayuda a vivir mejor recordar algo que ha provocado una guerra civil", señaló Renzo Fratini.

A raíz de estas declaraciones, el Gobierno envió una queja formal al Vaticano por la "injerencia" del nuncio. En una entrevista en la Cadena Ser, Calvo calificó las palabras de Fratini de "improcedentes e inaceptables" en el "fondo y en la forma" porque, según explicó, un embajador de la Santa Sede "no tiene que entrar en los asuntos internos de un Estado" y en un tema "tan importante como es exhumar los restos de un dictador".

La queja fue entregada por la embajadora de España ante la Santa Sede, Carmen de la Peña, el pasado 4 de julio ante el Vaticano y contenía la "discrepancia radical" del Gobierno por las declaraciones del ya exnuncio en España. También pedían al Vaticano que aclarase si las declaraciones de Fratini sobre la exhumación de Franco suponen un cambio respecto a la postura oficial de la Santa Sede ante este asunto.

Ese mismo día, la Santa Sede comunicó que el Papa Francisco había aceptado la renuncia del nuncio en España Renzo Fratini. El diplomático italiano presentó su renuncia el pasado mes de abril al cumplir los 75 años, por jubilación.

El pasado 1 de octubre, el Papa Francisco nombró al arzobispo filipino Bernardito Auza nuevo nuncio apostólico en España, en sustitución de Renzo Fratini. Auza se incorporará el 1 de diciembre a su cargo como nuevo nuncio apostólico en España y Andorra, una responsabilidad que asume "con entusiasmo".

Contador