La Comunidad de San Egidio pide crear "un movimiento de paz" promovido por todas las religiones

Publicado 01/10/2013 20:52:54CET

ROMA, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

El fundador de la Comunidad de San Egidio, Andrea Ricardi, ha pedido crear "un movimiento de paz" promovido por todas las religiones durante el 27º Encuentro Internacional para la Paz organizado por este movimiento en Roma (Italia) y cuya clausura tendrá lugar en la tarde este martes.

Precisamente, la crisis en Siria ha sido el eje central de este encuentro, aunque Ricardi también ha recordado la jornada de ayuno y oración del Papa Francisco, así como la audiencia de este lunes con el Pontífice, destacando que se sienten "cercanos" a lo que dice "porque está tocando puntos vitales del presente y de la realidad", además de dar "un mensaje de esperanza".

Así, durante el encuentro, que comenzó el pasado domingo 29 de septiembre, se ha abordado la cuestión del terrorismo religioso en el cual "las armas no bastan para combatirlo", según Ricardo, quién también ha indicado que "existe una dimensión espiritual fundamental en la lucha contra el terrorismo" por lo que, a su juicio, es importante crear un movimiento de paz promovido por las religiones.

En la misma línea, el decano de la Facultad de Teología de Barcelona, Armand Puig, ha indicado que "el terrorismo que se hace invocando el nombre de Dios es un ataque a las convicciones de muchos hombres y mujeres que comparten la fe de los asesinos, pero también es una agresión a cada creyente".

Puig ha realizado estas declaraciones durante su participación este martes en la mesa redonda 'El terrorismo religioso interpela a los creyentes', en el Auditorio Giovanni Paolo II de la Universidad Urbaniana de Roma, donde ha precisado que "las religiones tienen varios desafíos en su camino de acercamiento al Absoluto e Inefable".

Además, ha agregado que "uno de los más difíciles es el de utilizar el nombre de Dios para asesinar, a menudo de manera indiscriminada, a otras personas, creyentes o no creyentes, a veces incluso a personas que pertenecen a su propia religión".

En su opinión, "la mayor blasfemia que se puede hacer a Dios es convertirlo en Dios de la violencia en lugar de reconocerlo como Dios de la paz" ya que "el terrorista que asesina, a veces dejando su vida en el ataque y en la masacre no rinde culto a Dios sino a una ideología de muerte que toma a Dios como justificación del odio y de la violencia que se abaten sobre las personas inocentes", ha asegurado.

Al finalizar, ha reiterado que "ningún hombre de religión, justo y misericordioso, presentará a Dios como Aquel que pide un compromiso de muerte, una destrucción de la vida que es don divino y por tanto sacrosanto" y ha concluido que "el terrorista que piensa que matando a inocentes irá al paraíso no se da cuenta de que el paraíso es el lugar de la vida eterna y que difícilmente se puede entrar en él tras haber asesinado en nombre del Dios de la vida".

Durante los tres días que ha durado el Encuentro, se han realizado un total de 33 mesas panel con 250 intervenciones, con más de 10.000 participantes, según los cálculos de los organizadores. Entre otros, el Encuentro ha contado con la presencia del arzobispo de Barcelona, el cardenal Lluís Martínez Sistach, quien presidió el panel 'EWl dialogo entre las religiones: una vía de paz' en la Parroquia de todos los santos de Roma, en la que intervinieron el obispo católico de Bélgica, Jean Pierre Delville, el vicepresidente del COREIS, Italia Yahya Sergio Yahe Pallavicini, el Patriarca del budismo cambogiano, Tep Vong y Mohinder Singh del Instituto Sikh de estudios Panjab, India.

También han participado en este evento el arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol Balcells; el obispo de San Felíu de Llobregat, Agustín Cortés Soriano; el obispo de Vic, Romà Casanova; el sociólogo Manuel Castells; el filósofo Rafael Argullol; el filósofo y teólogo, Francesc Torralba; el decano de la Facultad de Teología de Barcelona, Armand Puig; el subdirector del diario 'La Vanguardia', Enric Juliana; o el secretario general de la Fundació "la Caixa", Lluís Reverter i Gelabert, entre otros.

"DIÁLOGO Y ESPERANZA COMO SOLUCIÓN"

Respecto a la clausura del Encuentro --que lleva por lema 'La valentía de la esperanza'-- se llevará a cabo en la tarde este martes en el Campidoglio de Roma, donde tendrá lugar la ceremonia final con la oración ecuménica por la paz y la lectura del llamamiento por la paz, firmado por todos los líderes religiosos presentes, cerca de 400 representantes de 60 países diferentes. Así, en este acto, se condenará el terrorismo y se apostará por la esperanza y el diálogo como solución a los problemas.

Por otro lado, Riccardi también anunciará esta tarde que el próximo Encuentro de este tipo --que recoge el testigo del espíritu de Asís, posterior a la primera oración por la paz ecuménica convocada por Juan Pablo II en 1986-- será en la ciudad de Amberes (Bélgica) en septiembre de 2014.

El fundador de San Egidio ha precisado que el 28º Encuentro Internacional para la Paz se celebrará en esta ciudad con motivo del centenario del inicio de la I Guerra Mundial ya que, según ha especificado, fue el primer país invadido y donde se utilizaron las primeras armas químicas. De este modo, la Comunidad de San Egidio buscará recordar el trágico inicio de esta contienda y exhortará a Europa "a responsabilizarse de frente a los dramas de la guerra".

Para leer más