Cristobal López, arzobispo de Rabat: "La visita del Papa a Marruecos nos va a poner en el candelero"

Actualizado 13/11/2018 20:41:50 CET

Francisco celebrará una misa en Casablanca para más de 5.000 cristianos y tendrá un encuentro con migrantes en Rabat

MADRID/ROMA, 13 (EUROPA PRESS)

El arzobispo de Rabat, Cristóbal López, ha recibido con una "inmensa alegría y como un hijo que recibe a un padre" la noticia de que el Papa Francisco visitará Marruecos el 30 y 31 de 2019. "Tengo muchas esperanzas en que nos va a hacer mucho bien. Nos va a animar y nos va a poner en el candelero", ha asegurado.

Así se ha manifestado en conversación telefónica con Europa Press después de que el Vaticano haya anunciado el viaje del Pontífice, que acepta la invitación del rey de Marruecos, Mohamed VI, y de los obispos en el país, para viajar a la capital Rabat y a Casablanca.

Precisamente, los dos obispos de Marruecos, Cristóbal López, en Rabat y el también español Santiago Agrelo, en la diócesis de Tánger, realizaron esta invitación al Papa Francisco para visitar el país en la Pascua del año pasado.

"Siendo una Iglesia desconocida y minoritaria nos va a ayudar a visibilizar que existe una Iglesia en Marruecos bien viva", ha asegurado López.

Aunque el Vaticano ha precisado que el programa del viaje se conocerá próximamente, López explica que Francisco oficiará una misa en Casablanca a la que podrían asistir más de 5.000 cristianos, según las previsiones proyectadas en comparación con la visita de Juan Pablo II, que visitó el país en 1985, y teniendo en cuenta el crecimiento del número de cristianos en estos años.

EL OBISPO DE TÁNGER ESPERA FRUTOS "MILAGROSOS"

Por su parte, el obispo de Tánger ha manifestado, también en conversación telefónica con Europa Press, la "alegría" por la visita del Pontífice, un viaje que esperaban aunque desconocían la fecha. "La visita es muy esperada. Yo no estaba en Marruecos cuando viajó Juan Pablo II, pero los frutos que produjo aquella visita tanto para la sociedad marroquí como para la iglesia en Marruecos fueron abundantísimos --ha relatado--. Yo diría que milagrosos. Así que espero que con el Papa Francisco ocurra algo parecido".

Agrelo confiesa que deseaba que el Papa visitase también Tánger, por la situación de la inmigración, que en esa diócesis es "particularmente complicada, pero esta ciudad no está en principio en el programa del viaje.

Precisamente, el arzobispo de Rabat recuerda que en sus visitas al extranjero es tradición que el Pontífice realice una visita a una obra social de la Iglesia. En el caso de Marruecos, señala que la obra social más relevante de la Iglesia en el país es la atención a migrantes por lo que es muy posible que esa actividad de carácter social tenga que ver con la presencia y atención a migrantes subsaharianos en el país norteafricano.

"Habrá un encuentro en Rabat con emigrantes y yo seré el encargado de saludar al Papa en ese momento y presentar a los emigrantes", ha concretado Agrelo, al tiempo que ha recalcado que espera que el viaje del Papa sea realmente de provecho sobre todo para los migrantes.

Respecto a un encuentro con líderes del Islam, el arzobispo de Rabat ha señalado que está prevista la reunión con autoridades del país, empezando por el propio monarca, autoridades educativas y universitarias, y que este programa lo determinarán entre Gobierno y Vaticano. Mientras, el obispo de Tánger ha destacado que es importante la relación y colaboración del mundo cristiano con el mundo musulmán y entiende que a esta empresa se dedicará también la visita.

En Marruecos viven unos 30.000 católicos, todos ellos extranjeros y existen las dos mencionadas diócesis: Rabat y Tánger.