María Seguí asegura que no se rebajó la velocidad durante su mandato en la DGT por "miedo" a que hubiera "protesta"

María Seguí y Jorge Fernández Díaz
Europa Press - Archivo
Publicado 05/09/2018 17:17:00CET

Lamenta la falta de "voluntad política" para llevar a cabo medidas y aboga por "rehabilitar la credibilidad" de la DGT

MADRID, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

La exdirectora general de Tráfico entre 2012 y 2016, María Seguí, ha asegurado que durante su mandato no se rebajó la velocidad máxima de 100 a 90 kilómetros por hora en las vías convencionales por "miedo" a que hubiera "una protesta".

Así lo ha afirmado en una entrevista en la Cadena Ser y que recoge Europa Press, en la que ha hablado sobre la propuesta del actual director general de la DGT, Pere Navarro, de reducir el límite de velocidad de 100 a 90 kilómetros por hora en este tipo de vías.

"No se hizo por miedo a que una política de seguimiento asociada a un despliegue masivo de radares en localizaciones irracionales, y bombardeando a los ciudadanos, pudiera suscitar una protesta", ha revelado.

Según ha contado, no conseguir esta medida en aquellos años fue motivo de "frustración profesional y personal", porque, tal y como añade, las explicaciones que recibió "fueron de todo menos lógicas y racionales". Durante su mandato, se quiso reducir de a 90 y 80 kilómetros por hora en las secundarias dependiendo del trazado y mantenimiento de la vía. También hubo otra propuesta de rebajar el límite en zona urbana.

Seguí ha subrayado que durante sus años al frente de la DGT, su postura fue la de "rehabilitar la credibilidad" del organismo, pues "desafortunadamente sufre cierto descrédito ante la población por ciertas prácticas realizadas en el pasado".

Asimismo, pretendió "rehabilitar la credibilidad" en relación a los límites de velocidad de las carreteras, "de manera que no exista esa percepción de que son arbitrarios". "Y una vez rehabilitado ese sentimiento y demostrado con datos empíricos y objetivos, aplicar una política de vigilancia razonable, racional, transparente y pública, pero desafortunadamente no hay voluntad política para hacerlo".

350 MUERTOS MENOS

Preguntada sobre si el que fuera ministro del Interior en aquellos años, Jorge Fernández, rechazó la propuesta por motivos electorales, Seguí afirma: "Los motivos electorales no fueron explícitamente mencionados en sus palabras, pero por supuesto que se lo he planteado, no solo al ministro, sino al resto de Ministerios".

A su juicio, según los cálculos que se hicieron en 2014, se hubieran salvado más de 350 vidas en la carretera al año y hubiera posicionado a España, que se encontraba en quinto lugar del mundo en Seguridad Vial, en "el país más seguro del mundo" al año siguiente de implementar la medida.

Por último, Seguí ha ofrecido todo su apoyo "conceptual, moral, emocional y físico" a Pere Navarro para que lleve a cabo la medida, aportando cifras, estudios y elementos de juicio. "Lo que sí defenderé es un uso racional de esos límites, unos criterios objetivos, públicos y transparentes, y una utilización de los radares como medida de represión racional, sí a bajada de velocidad, sí con inteligencia, por favor", ha concluido.