Miriam Alonso, "molesta" con la condena, cree que no hay justicia pues a ella la han condenado para siempre

Actualizado 03/10/2007 13:59:07 CET
-

MADRID, 3 Oct. (EUROPA PRESS) -

Miriam Alonso, la joven de 21 años que en 2005 fue arrojada a las vías del Metro de Madrid por Jorge Ramos Vázquez, mostró hoy su indignación y malestar por la condena impuesta a su agresor y consideró que en España "no hay justicia", pues a ella la han condenado "para siempre", mientras que al culpable sólo le han condenado a 11 años de internamiento en un centro psiquiátrico penitenciario.

A consecuencia de la agresión en la estación de Metro de Carabanchel en 2005, Miriam padece un trastorno de estrés postraumático y una dismetría en la cadena que le provoca una alteración parcial de tipo sexual y un futuro trastorno si se queda embarazada. Además, su madre sufre un trastorno desadaptativo derivado del cuidado de su hija.

La Audiencia Provincial de Madrid, según la sentencia que se dio a conocer hoy, condenó al agresor de Miriam Alonso a 11 años de internamiento en un centro psiquiátrico penitenciario, aunque le absuelve del delito de intento de asesinato.

Asimismo, Ramos Váquez deberá pagar una indemnización de 500.000 euros a Miriam, por las secuelas que padece, entre ellas, la amputación de la pierna izquierda y 150.000 euros a los padres de la joven.

La representante del Ministerio Público había retirado precisamente la petición inicial de 7 años de prisión por un delito de intento de asesinato, al aplicarle la eximente completa de enajenación mental a consecuencia de su enfermedad.

La fiscal consideró que el acusado, de 26 años, padece esquizofrenia paranoide con ideas delirantes y alucinaciones que anulan su capacidad cognitiva y su capacidad de controlar sus impulsos. Por ello, estimó que concurre la eximente completa de anomalía psíquica, aludiendo también a los informes psiquiátricos expuestos a lo largo de la prueba pericial.