Actualizado 24/03/2007 15:35 CET

'El País' asegura que continuará cumpliendo con su deber y que el PP seguirá recibiendo un trato informativo "objetivo"

MADRID, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

'El País' asegura en el editorial de su edición de hoy que, ante el 'boicot' del PP a las convocatorias del Grupo Prisa, el diario seguirá cumpliendo con su deber de "informar con objetividad y con criterio razonado sobre todo cuando sucede alrededor", y que esta formación política seguirá recibiendo en sus páginas "el trato informativo que impone la vocación de objetividad y de compromiso con la Constitución y los valores democráticos".

El editorial de 'El País', titulado "Ante el chantaje, el deber de informar" y que recoge Europa Press, considera que "el intento de intimidar al Grupo Prisa y a sus profesionales, de someterlos a un chantaje, obedece a la estrategia de llevar la división entre españoles a todos los ámbitos, que el PP siguió desde el poder y ahora con fuerza redoblada desde la oposición".

"Frente a esta estrategia, que ya ha logrado hacer mella en algunas instituciones básicas del sistema democrático, como los tribunales de justicia, y que amenaza con extenderse a las calles", el diario 'El País' hará "lo que el PP ya ha renunciado a hacer: cumplir con su deber. Un deber que consiste en seguir informando con objetividad y con criterio razonado sobre cuanto sucede a nuestro alrededor".

Asimismo, el texto considera que "ningún ciudadano, ni tampoco ningún medio de comunicación puede aceptar en democracia una exigencia formulada en términos de intimidación, si no de chantaje abierto".

"Si, además, esa exigencia procede de una instancia cuyo papel público e institucional es reconocido por la Constitución, como es un partido político, el deber inexcusable de todo demócrata es condenarlo", continúa.

"HIZO USO DE SU LIBERTAD DE EXPRESIÓN".

El editorial de 'El País' indica que el presidente del Grupo Prisa, Jesús de Polanco, "hizo uso de su libertad de expresión como ciudadano, que no está mermada por el hecho de ser el presidente del principal grupo de comunicación iberoamericano".

Sin embargo, añade, "la respuesta del Partido Popular a sus palabras olvida que quienes se expresan desde los poderes públicos están obligados no ya a respetar las libertades de los ciudadanos, sino a garantizarlas y a protegerlas, incluso cuando no sirvan o resulten contrarias a sus intereses". "La auténtica libertad que hay que defender es siempre la libertad de quienes piensan distinto", subraya.

Asimismo, este texto editorial considera "una maniobra del todo pretenciosa intentar trasladar, como hace el comunicado, las críticas que suscitan los actuales dirigentes del PP a los 10 millones de personas que les dieron su voto en las últimas elecciones". "El Partido Popular no es el propietario de los votos y menos todavía de la conciencia y de la libertad de los ciudadanos que le votaron en las últimas elecciones generales", agrega.

Por todo ello, el editorial estima que "no es recibo un comunicado como el que ayer hizo público el PP, dirigido contra un ciudadano y contra un grupo empresarial". "Porque, --concluye-- lo crea o no el Partido Popular, también los representa, y está cometiendo un grave desafuero contra ellos cuando interfiere en su libertad de expresión y en la libertad de empresa".