Actualizado 03/06/2009 22:33 CET

Saramago sostiene que la izquierda no ha estado "a la altura" en el actual contexto de crisis económica

El Premio Nobel de Literatura publicará en otoño un nuevo libro

LA CORUÑA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Premio Nobel de Literatura José Saramago criticó hoy la actuación de los partidos de izquierda en el actual contexto de crisis económica y aseguró que no han sabido estar "a la altura de lo ocurrido". Saramago ha terminado recientemente su nuevo libro, que publicará en otoño.

En rueda de prensa, antes de participar en los VI Diálogos Literarios organizados por la Fundación Carlos Casares en el Pazo de Mariñán (La Coruña), Saramago evitó adelantar algún aspecto del contenido de este nuevo libro, ni siquiera su título, aunque admitió que "ya lo tenía antes de escribir la primera palabra".

Por otra parte, a preguntas de los periodistas sobre la crisis económica, se mostró muy crítico con la actuación de los partidos de izquierda, de los que, dijo, que no tienen "ideas". "Si no las presentaron en una situación crítica como ésta, difícilmente las presentarán en otras circunstancias", afirmó el Premio Nobel de Literatura, quien denunció la falta de respuesta política y sindical lo que, en su opinión, demuestra que la sociedad está "dormida".

CENSURA DE SU ULTIMO LIBRO

También atribuyó a la "estupidez" la censura de su libro "El cuaderno de Saramago" por parte de la editorial Einaudi, propiedad de Silvio Berlusconi, y sostuvo que "en cualquier país ese señor no sería primer ministro". Al respecto, aseguró desconocer si su libro --que finalmente se publicará en septiembre en Italia pero con otra editorial-- "ofende o no" a los católicos, e insistió en que lo escribió "porque quería".

No obstante, sostuvo que la "censura no es sobre el texto, es otra cosa", indicó Saramago, quien consideró que la razón está en que "a Berlusconi no le gustó nada que le llamara delincuente". El escritor portugués ironizó, sin embargo, sobre los problemas que afectan al primer ministro italiano al asegurar que "le están creciendo los enanos".

Saramago manifestó, por otra parte, su convicción de que el mundo sería "más tranquilo" si fuera ateo y se preguntó en nombre de quién actúan los que defienden las religiones y la existencia de Dios. "Para mí sencillamente Dios no existe", aseguró al referirse a la discusiones sobre el laicismo, que atribuyó a la falta de "coraje" para discutir sobre el ateismo.

RELACION CON PORTUGAL

El Premio Nobel de Literatura negó también que hubiese en algún momento una "ruptura" en sus relaciones con Portugal y que, tras la inauguración de un monumento dedicado a su persona, se haya reconciliado con su país. "No hay reconciliación porque no hubo ruptura", insistió en su encuentro con los medios de comunicación, en el que diferenció las discrepancias con el Gobierno portugués de su relación con el pueblo.

Por otra parte, subrayó el trato que recibe en España y volvió a defender la idea de un "Estado ibero". "Es una idea históricamente legítima", indicó al explicar su postura a este respecto, aunque admitió que no sólo en Portugal sino en España provoca recelos ante un posible "desequilibrio" entre autonomías".

"A lo mejor a Cataluña no le gustaría, a Galicia sí", afirmó al referirse a su vinculación con Portugal. Saramago se mostró también hoy admirador de la obra de los escritores gallegos Alvaro Cunqueiro y Manuel Rivas, mientras que sostuvo que "España todavía no ha hecho justicia a la obra de Torrente Ballester".