9 de abril de 2020
 
Actualizado 22/05/2012 15:11:04 +00:00 CET

Condenados a 17 años de prisión los dos acusados de disparar a dos mossos

BARCELONA, 22 May. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia de Barcelona ha condenado a 17 años de cárcel a los dos acusados de disparar a dos agentes de los Mossos d'Esquadra en marzo de 2010 tras haber asaltado con rifles modificados un prostíbulo regentado por ciudadanos chinos en el Eixample de Barcelona.

Aunque según las víctimas sólo se produjo un disparo, el juez ha condenado a ambos en concepto de "coautores" por un delito de robo con violencia e intimidación, un delito de asesinato en grado de tentativa o de atentado, y un delito de tenencia ilícita de armas, según la sentencia.

El magistrado considera probado que cuando los agentes llegaron al lugar, los procesados, Ovidu B. y Dragos E., de nacionalidad rumana, habían escapado por la terraza, saltaron una valla de dos metros y se escondieron en el lateral del patio.

Cuando los mossos llegaron y vieron unas siluetas en la penumbra les gritaron que eran policías, momento en que los ladrones les dispararon "con la intención de matar", logrando fugarse.

En el juicio, uno de los acusados reconoció que había sido él quien había apretado el gatillo, si bien alegó que lo hizo porque se cayó al suelo y se le disparó el arma, exculpando así a su compañero.

De hecho, según el juez "la prueba practicada no ha permitido aclarar si fueron uno o dos los disparos realizados", pese a que ambos agentes resultaron heridos, lo que se podría explicar por la dispersión de la munición utilizada.

Y es que los Mossos d'Esquadra no llevaban chalecos antibalas porque el coche policial no estaba bien equipado, con lo que recibieron múltiples impactos en el torso, el rostro y los brazos y, aún tienen pólvora en el cuerpo porque este tipo de sustancia permanece en el organismo humano de por vida y puede afectar su salud mental.

La Asociación para la Integración Laboral de los Mossos d'Esquadra con Discapacidades (Ail-Med), que ha ejercido de acusación particular, criticó el día del juicio la falta de chalecos antibalas en el Cuerpo de Mossos d'Esquadra, remarcando que la compra de esta protección va muchas veces a cargo de los mismos policías, una reivindicación también suscrita por algunos sindicatos policiales.