Actualizado 24/03/2007 12:31 CET

Detenidos en Zaragoza los siete miembros de una red internacional de tráfico de seres humanos para su explotación sexual

ZARAGOZA, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

Siete personas de diversas nacionalidades fueron detenidas en la madrugada de ayer viernes como presuntos integrantes de una red internacional dedicada a delitos relativos al tráfico de seres humanos para su explotación sexual, coacción a la prostitución, delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros --favoreciendo la inmigración ilegal--, y contra la libertad sexual.

Asimismo, otras cuatro personas han sido detenidas por infracción a la Ley de Extranjería, delito por el que se les ha incoado el expediente de expulsión, informan fuentes de la Jefatura Superior de la Policía en Aragón.

Las siete personas detenidas, presuntos autores de los mencionados delitos, responden a las iniciales de Miguel O.C., Lidia R.G., Jesús P.M.G., Artur D.S.F., Jesús C.P., Liliana C.C.A. y Costel M.M., con edades comprendidas entre los 24 y los 64 años. Tanto los detenidos como las pruebas encontradas durante la investigación policial y los registros en clubs de Fraga, Monzón, Bujaraloz, Caspe y dos domicilios particulares de personas implicadas en la red, serán puestos en las próximas horas a disposición de la Autoridad Judicial.

Desde hace varias semanas, funcionarios adscritos a la Brigada Provincial de Extranjería y Documentación de Zaragoza, pertenecientes a la Unidad Contra Redes de Inmigración y Falsedades Documentales (UCRIF), agentes de la Brigada Provincial de Extranjería y Documentación de Huesca, y contando con el apoyo de la Comisaría General de Extranjería y Documentación de Madrid, han desarrollado una investigación en relación a los ilícitos citados.

La investigación se inició en el momento en que se tuvo conocimiento de que en diferentes clubs de las provincias de Zaragoza y Huesca podrían encontrarse mujeres extranjeras que, bajo coacción, estaban siendo obligadas a ejercer la prostitución.

A raíz de estas informaciones, los funcionarios comenzaron un proceso de investigación para localizar los clubs en los que se podrían estar llevando a cabo los mencionados delitos contra la libertad sexual y contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, desarrollando varias vías de investigación al efecto, que finalmente han llevado a la identificación y localización de los responsables de los delitos.

Durante el proceso de investigación, mediante un intercambio de información de las citadas unidades con la Comisaria Provincial de Málaga, se tuvo conocimiento de que la Brigada Provincial de Extranjería y Documentación del Cuerpo Nacional de Policía de esta localidad tenía constancia, y había iniciado las gestiones, de que en esa ciudad se encontraban personas que podrían haber sido víctimas del mismo grupo investigado en Zaragoza.

De este modo, y tras realizar las correspondientes pesquisas, los funcionarios encargados de la investigación obtuvieron evidencias de que determinadas personas, que estaban al frente de una serie de clubs ubicados junto a pequeñas poblaciones zaragozanas y oscenses, llevaban a cabo labores de favorecimiento directo del tráfico ilegal de mujeres extrajeras a España, integrando, al parecer, una red internacional dedicada a estos delitos.

Esta red captaba mujeres en Paraguay con la falsa promesa de obtener importantes beneficios mediante la práctica de la prostitución en España, pero al llegar al país eran trasladadas a diferentes clubs que formaban parte de la red, haciéndoles saber que la deuda adquirida con la red por traerles a España aumentaba considerablemente una vez en territorio español, por lo que debían ejercer la prostitución para hacer frente a ella, limitando en este sentido, y para asegurarse el cobro, su capacidad de movimientos, bajo permanente vigilancia y coacción, imponiendo fuertes sanciones económicas en caso de incumplir sus normas.

De esta manera, su deuda podía aumentar, y las mujeres estaban sometidas a todo tipo de amenazas y vejaciones en las que, al parecer, los responsables llegaron a portar armas, dando muestra de la peligrosidad de los componentes de la organización y el temor que infundían a las ciudadanas extranjeras, que de este modo eran muy vulnerables.

Por todo ello, y trabajando de forma conjunta y coordinada, las Brigadas Provinciales de Extranjería y Documentación de Huesca, Zaragoza, contando con el apoyo de la Comisaría General de Extranjería y Documentación y bajo la tutela de la Autoridad Judicial y el apoyo del Ministerio Fiscal, se consiguió la localización e identificación de todos los integrante de la organización, y se logró establecer la conexión existente entre los clubs y el personal con el que contaba la red.

Así, en la madrugada de ayer viernes, se llevó a cabo un operativo especial en el que se practicaron un total de 6 registros, cuatro de ellos en clubs --2 en la provincia de Huesca, en concreto en las localidades de Fraga y Monzón, y dos en la provincia de Zaragoza, en Bujaraloz y Caspe--, y otros dos en los domicilios particulares de los implicados.

En dichos registros se intervinieron numerosas evidencias relativas a los cobros y envíos de dinero, una importante suma de dinero en efectivo --5.478 dólares, 503.000 bolívares, y diferentes cantidades de euros tanto en billetes como en monedas--, efectos varios relacionados con los delitos investigados, numerosas fotocopias de pasaportes de las ciudadanas extranjeras que presuntamente eran coaccionadas y explotadas sexualmente en los locales, así como una pistola de fogueo y varias armas de caza con abundante munición.