Dos españoles fallecen en los Alpes franceses tras una avalancha

Actualizado 13/07/2012 0:36:35 CET
GETTYIMAGES

MADRID, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

Dos españoles han fallecido la madrugada de este jueves tras verse sorprendidos por una avalancha de nieve en los Alpes franceses en la que otros siete alpinistas han perdido la vida.

La avalancha se produjo sobre las cinco de la madrugada en el macizo del Mont-Blanc, en los Alpes franceses, cerca de la población de Chamonix. Además de los dos españoles, han perdido la vida otras siete personas: tres británicos, tres alemanes y un suizo.

Los españoles fallecidos son el madrileño Joaquin Aguado, jefe del Grupo Especial de Rescate en Altura (GERA) de los Bomberos de la Comunidad de Madrid, y el catalán Esteve Martínez, socio de la Unión Excursionista de esta localidad.

Aguado, vecino del municipio madrileño de El Boalo, tenía 51 años y pertenecía al Cuerpo de Bomberos de la Comunidad desde 1980. Llevaba desde 2009 siendo jefe del GERA y del parque de bomberos de Navacerrada. Por su parte, Esteve Martínez, vecino de Sant Joan de les Abadesses (Girona) y de 38 años, era socio de la Unión Excursionista de esta localidad.

En la misma zona donde se registró la avalancha se encontraban otros dos excursionistas catalanes. Guillem Ferrer, de 35 años, ha sido rescatado y trasladado a un hospital y Toni Trilla se había quedado en un refugio porque tenía problemas en la pierna.

Tras la avalancha en el Mont Maudit, en el macizo del Mont Blanc, se estableció un dispositivo de búsqueda para localizar a cuatro alpinistas que se encontraban en paradero desconocido y que finalmente fueron localizados con vida horas después, según ha informado la Gendarmería francesa, que ha explicado que ninguno de ellos se encontraba en la zona donde se produjo el alud.

Dos de los desaparecidos habían anulado la excursión que tenían prevista y los otros dos habían elegido otro itinerario, ha explicado el teniente Emmanuel Vegas, miembro de un equipo de alta montaña en Chamonix, en la región de Alta Saboya. "Es una buena noticia que cierra una jornada dramática", ha destacado, en declaraciones recogidas por la prensa gala.

Unas 50 personas habían participado durante todo el día en la búsqueda, por aire y tierra, de estas cuatro personas, identificadas previamente como dos montañeros alemanes y otros dos de nacionalidad británica.

Uno de los responsables del grupo de gendarmería de Alta Saboya, el coronel Bertrand François, había dado por concluidos los trabajos de rastreo, que tenían previsto retomar mañana. François llego a apuntar que los desaparecidos podían estar enterrados a más profundidad que las otras víctimas o fuera del área examinada.

Las autoridades calculan que más de una treintena de personas se encontraban en la zona del Mont Maudit donde se produjo la avalancha, ocurrida en torno a las cinco y media de la mañana. Las condiciones meteorológicas eran buenas y no existía ninguna alerta en esa área.

EL MINISTRO DE INTERIOR FRANCÉS ACUDE AL LUGAR

El ministro del Interior francés, Manuel Valls, ha viajado a la zona y ha agradecido el trabajo de todos los equipos de rescate y asistencia involucrados en la ayuda a las víctimas y la búsqueda de los desaparecidos.

Valls había expresado previamente en un comunicado su "gran tristeza" por esta tragedia y había transmitido su pésame a las familias de las víctimas del alud, que también ha causado nueve heridos.

El ministro ha sobrevolado la zona de la avalancha, donde ha visto "bloques de hielo particularmente espectaculares", según declaraciones recogidas por la emisora Europe1.

La de hoy es la tragedia más mortífera ocurrida en los Alpes desde el año 2008, cuando ocho personas perdieron la vida. Uno de los supervivientes fue el que dio la voz de alarma y avisó de lo ocurrido.

CONDICIONES NORMALES

El alcalde de la localidad de Chamonix, Jean-Louis Verdier, ha explicado a Reuters que no había "más razones de las habituales para estar alarmados". En este sentido, ha advertido de que se trata de una zona "escarpada" donde hay "grandes placas de nieve" que, en condiciones normales, ya suponen una amenaza. "Una avalancha puede ocurrir fácilmente", ha apuntado.

Una investigación preliminar sugiere que uno de los escaladores puede haber roto un bloque de hielo y generado el alud.