Actualizado 26/04/2007 16:06 CET

Un helicóptero y once especialistas colocan una barrera contra las rocas de Algodonales para evitar derrumbes

ALGODONALES (CÁDIZ), 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un helicóptero y once especialistas trabajan desde ayer en las obras de consolidación en las laderas de la zona del Tajo Panzón, en la Sierra de Líjar, en concreto, colocando una barrera de cuatro metros de altura y 700 de longitud contra las rocas de Algodonales (Cádiz) para evitar desprendimientos.

En una nota remitida a Europa Press, la Diputación, que lleva a cabo las obras junto a la Consejería de Obras Públicas y el Ayuntamiento de Algodonales, recordó que el 7 de mayo de 2002 se produjo un desprendimiento de rocas que afectó a varios edificios sin que se produjeran víctimas.

La obra en la que se trabaja estos días consiste en colocar una barrera dinámica de cuatro metros de altura y unos 700 metros de longitud, capaz de retener la caída de una roca de hasta 50 toneladas de peso que se precipitara por la ladera a una velocidad de hasta 90 kilómetros por hora.

El helicóptero, de la empresa Tubosider, de Valencia, especializada en esta clase de labores, recoge los postes y vallas, que traslada a los puntos de anclaje, donde es auxiliado por once especialistas en escalada, que van colocando la barrera.

El desprendimiento de rocas es un riesgo que amenaza a Algodonales periódicamente, según la Diputación, que reiteró que el 7 de mayo de 2002 "será recordado por el susto" con daños materiales que causó uno de los desprendimientos, ya que desde el Tajo Panzón una gran roca se desprendió, impactando y atravesando dos edificios.