Actualizado 19/04/2007 14:19 CET

La red desamentelada en el Poniente andaluz operaba también con mujeres extranjeras en Sevilla y Alicante

ALMERÍA, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

La red de clubes de alterne desmantelada esta madrugada en el Poniente almeriense, que se ha saldado ya con más de 50 detenidos, operaba también con mujeres extranjeras que ejercían la prostitución en otras provincias españolas como Sevilla y Alicante.

En declaraciones a Europa Press, el subdelegado del Gobierno en Almería, Miguel Corpas, reveló que por el momento ascienden a seis los locales intervenidos en distintas localidades del Poniente, entre ellas El Ejido, y a los que se suman también registros en varias viviendas.

Los detenidos, que permanecen en las dependencias de la Comisaría de Policía Nacional de Almería, están imputados de presuntos delitos de prostitución, contra los derechos de los trabajadores y de blanqueo de dinero.

De ellos, según precisó Corpas, al menos 11 están directamente implicados en la trama de organización de la red, centrada en la prostitución de extranjeras. El resto son mujeres procedentes de países del Este de Europa y en situación irregular en nuestro país.

La operación se desarrolla conjuntamente entre la Policía Nacional de Almería, la de El Ejido y unidades policiales de otras provincias, como Sevilla y Alicante, así como la Brigada de Investigación de Delitos Monetarios y la Unidad Contra las Redes de Inmigración y Falsedad (Ucrif). La Policía mantiene abierta la investigación y no descarta nuevas detenciones.

Lo más leído

  1. 1

    Dieciocho años sin noticias de la Pioneer 10, en rumbo a Aldebarán

  2. 2

    La Comunitat Valenciana limita las reuniones a dos personas y cierra grandes ciudades los fines de semana

  3. 3

    Una marcha negacionista de la Covid-19 en Madrid pide recuperar derechos y libertades: "Fuera dictadura"

  4. 4

    María Teresa Campos lo vuelve a hacer, muestra su prepotencia con Emma García

  5. 5

    Detenido un hombre de 42 años tras atropellar a tres personas y darse a la fuga en Villamediana de Iregua (La Rioja)