Roban 50.000 euros y joyas a la propietaria de la sala Bagdad en su domicilio de Barcelona

Actualizado 24/08/2007 20:12:06 CET

BARCELONA, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

Unos ladrones robaron hace dos semanas una caja de seguridad de la propietaria de la sala de espectáculos pornográficos Bagdad de Barcelona, que contenía 50.000 euros en metálico y joyas en su domicilio de esta ciudad, según informaron hoy los Mossos d'Esquadra.

Los ladrones entraron el 11 de agosto en un piso de la calle París del Eixample barcelonés, propiedad de la dueña del local Bagdad. En ese momento, sonó la alarma, pero al recibir el aviso de la compañía de seguridad, la mujer lo ignoró pensando que el sistema se había activado por un golpe de viento.

Según explicó hoy a Europa Press la propietaria del Bagdad, Juani de Lucía, se fue a las 22.15 horas al trabajo y recibió minutos después el aviso de que se había activado su alarma. En ese momento, según manifestó, creyó que ésta había saltado por error, como había pasado en otras ocasiones.

Una hora después volvió a activarse la alarma, y en esta ocasión la central no logró contactar con Juani de Lucía porque ella se encontraba trabajando. Al llamar al domicilio, siempre según su declaración, alguien descolgó el teléfono y los agentes oyeron fuertes golpes y ruidos, por lo que llamaron a los Mossos d'Esquadra.

De Lucía relató que los ladrones entraron en el domicilio por la ventana de la cocina, que da a un patio interior y que no tiene ningún balcón o galería, utilizando una cuerda, y previamente habrían accedido a la terraza comunitaria tras forzar la puerta.

Al entrar al domicilio de Juani de Lucía, rompieron la alarma y extrajeron la caja fuerte de una pared maestra que estaba ubicada dentro del dormitorio de ella a golpes, dejando un gran agujero.

Los golpes y fuertes ruidos despertaron a varios vecinos, según señaló la dueña del Bagdad, quienes también llamaron a la Policía. Al asomarse por el patio interior, avistaron a varias personas escalando el muro.

Al volver a su domicilio tras conocer la noticia, sobre la 1 de la madrugada, Juani de Lucía se encontró una cuerda que colgaba de una antena de televisión de la terraza y toda la casa revuelta, así como que le habían robado la caja fuerte sin abrir.