Actualizado 20/09/2009 18:55 CET

Los vecinos de la mujer encontrada con muerta con heridas de arma blanca en su vivienda no escucharon nada

MADRID, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

El cuerpo sin vida de una mujer de 31 años de edad y natural de Badajoz fue encontrado en la tarde de ayer en su domicilio de Madrid, situado en el número 39 de la calle Bravo Murillo de la capital. El cadáver presentaba múltiples heridas, al parecer realizadas con arma blanca, por todo el cuerpo, fundamentalmente en el tórax y en el cuello. Los vecinos aseguraron no haber escuchado nada en estos días.

Una de las vecinas, que vive enfrente del domicilio de la víctima, aseguró en declaraciones a Europa Press Televisión que no "escuchó nada de nada". Además, la vecina afirmó que al dormir "en una habitación que queda muy dentro de la casa", no "sintió nada" en el domicilio contiguo.

Fue el hermano de la víctima quien, sobre las 17,00 horas de la tarde de ayer, halló su cuerpo y alertó a la Policía. La joven, identificada como Consolación G.G. vivía sola, pero tenía novio, al que la Policía ya ha tomado declaración junto al hermano.

Tras varios días sin saber de ella, el hermano acudió al domicilio acompañado de un amigo. Según afirmó la vecina, fue ella misma quien le abrió la puerta, puesto que "al llamar al telefonillo del portal, nadie le abría". Al entrar en el domicilio y ver a la chica en la habitación, el amigo "salió dando voces". Además, añadió que la chica, nunca había tenido problemas y era "muy trabajadora".

Otra de las vecinas de la comunidad en la que residía la víctima, afirmó que no era una mujer "conocida por los vecinos de siempre", y afirmó que se enteró de lo que había pasado al ver todo el revuelo formado por la policía y el SAMUR".

Por el momento, se desconoce la causa del fallecimiento y la Policía ha abierto una investigación en la que no descarta ninguna hipótesis, pero que, en principio, no parece apuntar hacia un caso de violencia de género.