Actualizado 09/02/2016 08:59 CET

La tecnología, imprescindible para mejorar la competitividad hotelera española

Hotel del Futuro en Fitur 2016
ITH

Los departamentos de tecnología ya forman parte de la operativa y estrategia de las cadenas

MADRID, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

La inversión en tecnología es un elemento imprescindible para mejorar la gestión operativa y la competitividad hotelera de los establecimientos hoteleros españoles, según el Instituto Tecnológico Hotelero (ITH), que estima que los establecimientos nacionales invierten una media de 18.000 euros al año en este concepto.

"Cada vez más, los responsables de estos departamentos integran los principales equipos de toma de decisiones corporativas y aportan un gran valor en la definición de servicio y en la forma en la que se gestiona el negocio", asegura el jefe de proyectos de área de operaciones hoteleras del ITH, Rodrigo Martínez, en declaraciones a Europa Press.

Por ello, es importante que estos departamentos cuenten con profesionales de alto nivel que no solo entiendan los últimos avances tecnológicos sino que conozcan al cliente y se conviertan en "auténticos departamentos de innovación".

El estudio 'ITH HotelTech Into 2015: Cómo invertirán los hoteles en tecnología en 2015', elaborado por el Instituto Tecnológico Hotelero (ITH), señala que las inversiones realizas en este ámbito están orientadas a mejorar los procesos más estratégicos del negocio hotelero.

Según este análisis, desde el punto de vista económico, el 71% de los hoteles encuestados por el ITH invierte más de 10.000 euros al año por establecimiento en tecnología que optimice sus operaciones.

Cada vez más los departamentos de tecnología de las compañías han pasado de únicamente ser gestores de la relación con los proveedores de software a ser parte importante de la operativa y la estrategia de la compañía.

GESTIÓN OPERATIVA O EXPERIENCIA AL CLIENTE.

Así, las inversiones están enfocadas de manera prioritaria a la gestión operativa de los hoteles, especialmente a soluciones concretas como gestión de clientes o de carácter operativo a través de dispositivos móviles o plataformas en la nube.

La tecnología asociada a la experiencia de cliente se queda, de momento, en segundo lugar, especialmente la domótica, accesorios, equipamiento inteligente o 'wearables', que los hoteleros encuentran, en cambio, especialmente útil en alojamientos vacacionales o de larga estancia.

Aunque la gestión operativa es la prioridad en materia de inversión tecnológica, las cadenas hoteleras también dedicarán hasta 20.000 euros al año por establecimiento, en los próximos dos años, a incluir tecnología que mejore la experiencia de cliente.

OPTIMIZAR PROCESOS Y MARCAR DIFERENCIA.

Según el informe del ITH, los dos principales motivos por los que las cadenas hoteleras consideran implementar nuevas tecnologías en sus establecimientos son la optimización de procesos (31%) y marcar la diferencia respecto a sus competidores (29%).

Más del 30% de las cadenas hoteleras españolas considera que todavía puede implementar mejoras tecnológicas que les permitan ser más eficientes en sus procesos.

"El hotel que ofrezca un servicio tecnológico de una forma adecuada, dirigido a un cliente cada vez más tecnológico, tiene muchas posibilidades de crear un vínculo cliente-hotel estable y diferencia que sin duda le ayudará a la mejora de los resultados económicos", explicó el experto.

COSTES Y FORMACIÓN, PRINCIPALES DESAFÍOS.

Los hoteleros comprenden el valor que la tecnología aporta a sus negocios, pero señalan varios factores como las principales barreras para la implantación de nuevas herramientas o soluciones tecnológicas en los hoteles.

El estudio del ITH asegura que para el 63% de los hoteleros los costes de implantación y mantenimiento son el obstáculo más importante que deben salvar para incorporar tecnologías en sus establecimientos, seguido de la necesidad de formar a los empleados para garantizar su uso adecuado (13%) y la dificultad para que los clientes comprendan cómo usarlas y el valor añadido que aportan a la experiencia (10%).

"El principal obstáculo es el tener claro el tipo del cliente al que nos queremos dirigir y adaptar de una forma sostenible nuestro negocio a nivel operativo y de servicio a ese nuevo cliente. También resulta un obstáculo no conocer bien los avances y ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías", justificó Martínez.

En su opinión, no contar con una mente analítica dispuesta a innovar, a probar nuevas formas de hacer las cosas es el mayor obstáculo que se presenta a día de hoy a los empresarios "y en el medio e incluso corto plazo, condena a una pérdida evidente de competitividad del negocio".

Con todo ello los expertos consideran que aún queda "mucho camino por recorrer" en la implantación de la tecnología en los establecimientos hoteleros. "El entorno 'online' pasará a forma parte de los propios espacios del hotel. Los grandes avances vividos en soluciones y aplicaciones móviles, han abierto un nuevo campo donde la personalización de servicio y el conocimiento del cliente es cada vez mayor y ofrece más posibilidades", concluyó el experto.