Los tripulantes de cabina desconvocan los paros en Iberia, tras la vista en la Audiencia Nacional

Actualizado 10/05/2012 15:49:54 CET
Recursos De Aviones Iberia
EUROPA PRESS

MADRID, 10 May. (EUROPA PRESS) -

El sindicato Stavla de tripulantes de cabina (TCP) en Iberia ha desconvocado las dos jornadas de paros convocadas para este mes, hoy jueves y mañana viernes, tras la vista oral celebrada hoy en la Audiencia Nacional por la demanda presentada por la aerolínea contra el sindicato por las huelgas convocadas a principios de marzo.

En un escueto comunicado, el sindicato señala que tras cinco días de paros ha decidido desconvocar las dos jornadas de paro pendientes, hasta que "en Iberia se den las condiciones adecuadas para que los TCP puedan ejercer con libertad su derecho fundamental a la huelga".

Stavla convocó 24 días de huelga para los meses de marzo, abril y mayo, que coincidían exactamente con las jornadas de paros anunciadas por el sindicato de pilotos Sepla.

La compañía aérea demandó en abril a Stavla, sindicato representativo del 30% del colectivo en plantilla, y al sindicato de pilotos Sepla para pedir que sean declarados ilegales los 36 paros convocados en el primer trimestre del año y las 30 previstas entre abril y julio.

El Sepla desconvocó las huelgas previstas hasta el próximo 20 de julio tras la decisión tomada el pasado 27 de abril por el Consejo de Ministros de someter a un proceso de arbitraje obligatorio el conflicto con la aerolínea por la creación de Iberia Express, pero el sindicato Stavla siguió adelante con los paros convocando en mayo tres jornadas más (4, 10 y 11 de mayo). El viernes 4 de mayo, Iberia canceló 108 vuelos, un 33% de los 326 programados.

El sindicato defiende que se trata de una huelga "legal y legítima" y que se han cumplido el 100% de los servicios esenciales decretados por el Ministerio de Fomento.

Stavla considera que "crear Iberia Express fuera de Iberia Operadora, como pretende la dirección, supone la pérdida de 40 aviones para la matriz (entre los años 2012 y 2015) la reducción de su producción en un 40% y la destrucción de 8.000 puestos de trabajo".