Acciona, Ferrovial, FCC, OHL, Sacyr y ACS, interesadas en el Plan de Carreteras

Red de carreteras de la Diputación de Huelva.
EUROPA PRESS/DIPUTACIÓN DE HUELVA
Actualizado 16/07/2017 11:49:35 CET

Los fondos internacionales "se lo pensarán dos veces"

MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las grandes constructoras cotizadas (ACS, Acciona, Ferrovial, FCC, OHL y Sacyr) han manifestado de forma unánime su interés por analizar y participar en el plan de inversión en carreteras de 5.000 millones de euros que el Gobierno acometerá tras el verano en colaboración con el capital privado.

Estas compañías están a la expectativa del plan y de poder volver a pujar por proyectos en el mercado doméstico, al que ninguna de ellas renuncia, a pesar de que todas tienen más de la mitad de su negocio en mercados internacionales.

Así, los seis grupos han expresado su "interés y su voluntad de participar en el plan", según indicaron a Europa Press en fuentes de las compañías.

Además, en algunos casos han acumulado experiencia en el tipo de contrato y de financiación que el Gobierno ha elegido para acometer el plan gracias a obras logradas en otros países.

Se trata del contrato de 'pago por uso' o 'peaje en la sombra', por el que las constructoras adelantan la inversión para construir una obra, que posteriormente recuperan cobrando un canon anual a la Administración concedente una vez que la infraestructura se pone en servicio.

Al interés de los seis grandes grupos se suma el mostrado por las constructoras de mediano tamaño y no cotizadas agrupadas en Anci, como son Sarrión, Aldesa, Azvi, Copasa, Rover Alcisa o Sando.

Por contra, los fondos e inversores internacionales "se lo pensarán dos veces antes de participar en un plan de inversión pública con capital privado en España, dados los antecedentes que presenta el país con los casos de la reforma de las renovables, que ha generado litigios internacionales, o la quiebra de varias autopistas de peaje", según indicaron en fuentes de los fondos que precisamente invirtieron en estas vías.

El plan de carreteras anunciado por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, este pasado viernes, que se pondrá en marcha tras el verano, incluirá veinte proyectos de construcción y posterior mantenimiento de autovías que supondrán actuar en un total de 2.000 kilómetros. Se trata de un trazado equivalente al 12% de la actual red de 16.281 kilómetros de vías de alta capacidad.

NI UNA SOLA OBRA EN LO QUE VA DE AÑO.

Su objetivo es reactivar la obra pública, actualmente en mínimos históricos, sin afectar al cumplimiento del objetivo del déficit.

En concreto, el plan establece que las constructoras adelanten la inversión aportando recursos propios equivalentes a, al menos, el 20% de la inversión de cada proyecto, y financiación para el 80% restante. No obstante, en este caso se contempla que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) pueda contribuir con hasta un 40% de dicha financiación e incluso lograr fondos europeos del Plan Juncker.

Por el momento, el Gobierno cuenta con el sector para concretar la veintena de proyectos que se acometerán al amparo del plan, con el fin de sacar a concurso los primeros contratos después del verano.

Tanto el Ejecutivo como el sector confían en que plan permita superar los volúmenes mínimos históricos que la obra pública registra en España desde el inicio de la crisis.

De hecho, en lo que va de año, Fomento no ha licitado aún ni un sólo contrato de obras de carretera, según datos de la patronal Seopan. El Ministerio lo achaca a que esta partida ha sido la más afectada por los ajustes presupuestos de los últimos años.

Para leer más