Cosmopolitan estrena Bienvenida al pueblo, doctora

Bienvenida al pueblo, doctora
COSMOPÓLITAN
Publicado 28/03/2014 16:15:09CET

MADRID, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

Cosmopolitan Televisión estrena este domingo 30 de marzo a las 21:40 horas su nueva serie 'Bienvenida al pueblo, doctora', una producción alemana que pondrá de manifiesto que el estilo de vida simple y sencillo propio del campo no es para todo el mundo.

La tranquilidad, la seguridad y la amabilidad de la gente son aspectos que siempre nos atraen de la vida rural. Sin embargo, algunas personas, acostumbradas a una vida urbana, no podrían soportar el* contraste y la incomodidad que supone vivir rodeado de los granjeros y sus animales en una población en la que, para colmo, se conocen todos.

En este drama romántico vamos a conocer a la Dra. Fritzi Frühling (Inez Bj*rg David), una excelente cirujana del corazón que vive en una gran ciudad. Es joven, rubia y con éxito (aunque bastante malhablada), por lo que su vida parece perfecta.

Pero, de un día para otro, todo cambia: su novio se casa con otra, su trabajo se va a pique y hereda una granja en el pequeño pueblo en algún lugar de Brandemburgo en el que creció.*

Nada más llegar le toca asistir al funeral y visitar esa horrible casa que con tanto ahínco quiere vender. Lo que no espera es que los vecinos creen que viene para quedarse, y la colman con sus atenciones.

Antes de que pueda darse cuenta se convertirá en la nueva doctora de la población.* Sus modales de ciudad, sin embargo, chocarán frontalmente con los habitantes de este peculiar pueblo, que vive de la ganadería y en el que la figura del veterinario es tan importante como la del médico.

Además, su trabajo traerá aparejados retos completamente nuevos, tanto en su entorno laboral como personal. Y es que la Dra. Fritzi se reencuentra con su ex-novio, el veterinario Falk Wolf (Bert Tischendorf), con el que tendrá que compartir su oficina.* Sus métodos son un poco heterodoxos, pero domina a la perfección algo que a Fritzi no se le da tan bien: el trato con las personas.

Pero sus diferencias a la hora de entender la labor de la clínica darán lugar a una cierta tensión entre ambos, también de tipo sexual. Claro que, por mucho que les pese, un pueblo es un pueblo. Pasando tantas horas juntos, están condenados a entenderse.