Javier Gutiérrez y Malena Alterio protagonizan Vergüenza, una comedia "hilarante a la vez que incómoda"

 Javier Gutiérrez Protagoniza Vergüenza
MOVISTAR+
Actualizado 24/11/2017 16:09:20 CET

   MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

    "Jesús es el paradigma del 'cuñadismo'; un tipo con ínfulas de artista pero sin ningún talento para ello, lo que le hace ser patético". Así define Javier Gutiérrez al personaje que interpreta en Vergüenza, la nueva serie de Movistar+ dirigida por Juan Cavestany y Álvaro Fernández-Armero. Una comedia "especial; hilarante a la vez que incómoda" según su protagonista femenina, Malena Alterio, y que se estrena esta noche en #0 con la emisión de los dos primeros capítulos. La temporada completa -10 episodios en total- ya está disponible en la opción de vídeo bajo demanda.

   Vergüenza es la historia de una pareja mal avenida, la de Jesús y Nuria (Malena Alterio), quienes intentan salir adelante a pesar de las constantes meteduras de pata del hombre de la casa. Él es un fotógrafo de bodas que siempre escoge el momento más inoportuno, el comentario más hiriente o la respuesta más sonrojante. Esto se traduce en un sentimiento de vergüenza ajena constante, tanto para quienes le rodean en la ficción como, sobre todo, para los espectadores.

   "Es homófobo, machista, colérico, envidioso... Tiene todos los defectos que pueda poseer un ser humano", explica Gutiérrez acerca de un personaje al que, a pesar de todo, se le acaba cogiendo, sino cariño, al menos compasión. "Jesús despierta cierta empatía porque no deja de ser un perdedor. Pero más allá de eso, es un tipo que genera rechazo por lo repulsivo de su actitud. Hay trabajos en los que te sientes más cercano al personaje, pero en este caso... no me gustaría tener absolutamente nada que ver con ese señor", reconoce el actor ganador de un Goya por su papel en La isla mínima.

   Nuria, por su parte, acaba de ser despedida del trabajo y sueña con ser madre, pero en su búsqueda por reengancharse al mercado laboral no hace más que contagiarse de los tics de su marido. "Yo estuve toda la serie pensando: '¿pero ella por qué le aguanta tanto?'", confiesa entre risas Malena Alterio durante la entrevista concedida a Europa Press. "Sus padres no lo soportan, ella tampoco valora demasiado su trabajo... pero el amor es un gran motor que hace que los personajes continúen juntos. Aunque lo sufre, ella lo quiere mucho", confiesa la actriz.

   Ambos se han acostumbrado a la presencia del otro en sus vidas, aunque no siempre casen con los ideales de su pareja. "Creo que eso es muy típico en las parejas -explica Alterio-, dices: 'bueno sí, es así, pero yo voy a hacer que cambie'; pero pasan los años y no cambia, sino que va a peor". Gutiérrez confirma lo que apunta su compañera: "Nuria se ve arrastrada como si fuese un espectador en la vida de este tipo. Creo que es droga dura, hay una cosa de enganche... hay algo en él que te atrapa".

UN RODAJE EN FAMILIA

   Para uno y otro los protagonistas, el rodaje a las órdenes de Juan Cavestany y Álvaro Fdez Armero ha sido como trabajar en familia. Los cuatro se conocen desde hace más de una década y el proyecto de Vergüenza, incluso un piloto del mismo, llevaba años rondando las televisiones de este país hasta que apareció Movistar+; para Alterio, "el mejor lugar en el que podía aterrizar".

   "Hace ocho años se juntaron estos tres y empezaron a fantasear sobre la idea de un personaje que metiera la pata constantemente, y ahí aparecí yo", explica Malena sobre su entrada en el proyecto. Para Javier, los meses de rodaje han sido "un auténtico disfrute".

   "Tenemos un lenguaje común; tanto con Juan como con Álvaro he coincidido haciendo cine e incluso teatro, por lo que compartimos una serie de tics o de humor muy parecido", relata el actor ferrolano.

   Después de todo, Vergüenza afronta su lanzamiento con el respaldo casi unánime de la crítica y tras haber sido la primera serie en competición en un festival de clase A como el de San Sebastián.

   Para Malena Alterio, el secreto del éxito reside en la labor de sus directores. "El estilo que tienen Juan y Álvaro es más pausado, y dentro de esas pausas, de esos silencios, había mucha incomodidad. Sobre todo, casi no grabando, sino luego viendo la serie, de decir: '¡hostia, pero qué hemos hecho!'". Sin duda, Vergüenza hace honor a su nombre.

FRONTERA ENTRE CINE Y TELEVISIÓN

   Más allá de su estilo único y personal, la nueva serie de Movistar+ cumple con el patrón que se ha marcado la cadena en cuanto a calidad y libertad de decisión por parte de cada uno de los creadores. "En proyectos como La Peste, La Zona o este mismo se trabaja de una forma más sosegada, más relajada. Se nota que hay un presupuesto mayor y eso hace las cosas mucho más fáciles", explica Javier Gutiérrez sobre el respaldo de la plataforma.

   Para Malena, el hecho de no tener que trabajar bajo el yugo de las audiencias, supone un privilegio. "No tienes esa presión, los directores tienen libertad creativa porque la cadena busca un sello de autor, que los productos sean especiales. Para nosotros es un sueño hecho realidad. Con esto no digo que lo anterior esté mal, entiendo que las generalistas se sostienen por el rating, la publicidad y los inversores, pero tener esta posibilidad es una maravilla".

   Llegados a este punto, cabe preguntarse cuál es la diferencia entre cine y televisión en nuestro país. "El cine es cine y la televisión es televisión, no se pueden comparar. Pero sí es cierto que hay muy buena televisión, ahora mismo estamos haciendo quizá la mejor televisión jamás hecha en nuestro país", reconoce Javier Gutiérrez, que ahora mismo ocupa la cartelera con Autor a la par que protagoniza una serie en abierto (Estoy vivo, en TVE) y otra en plataforma de pago.

   Malena, por su parte, entiende que ya no existe tanta diferencia, sino que hay más puentes que unen ambos formatos. "De hecho -señala- esta serie se ha hecho casi como el cine: espacios naturales, todos los guiones encima de la mesa por anticipado, íbamos rodando por localizaciones... Ha sido casi como estar haciendo cine".

   Por último, y en cuanto a una segunda temporada, Alterio confiesa que ya están asegurados siete nuevos capítulos. "Juan y Álvaro ya le están dando vueltas a la cabeza; incluso puede que haya un especial de Navidad", aventura. Javier Gutiérrez secunda a su compañera y se muestra más que ilusionado con la continuidad de una serie que promete llegar lejos: "Espero que llegue esa segunda entrega y que los espectadores lo deseen también ardientemente".