Intervenidos en Huelva 87 kilos de carne no apta para consumo transportados en un vehículo

Intervenida carne no apta para el consumo humano
GUARDIA CIVIL
Actualizado 21/04/2018 9:52:19 CET

HUELVA, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha intervenido unos 87 kilogramos de carne no apta para consumo humano en el marco de un dispositivo desarrollado en la mañana del pasado miércoles día 18 de abril, cuando agentes que prestaban servicio de seguridad ciudadana para la prevención de la delincuencia procedieron a dar el alto a un vehículo a su paso por el término municipal de Santa Bárbara de Casa (Huelva).

Al proceder a la identificación de su conductor, los agentes localizaron, en los asientos traseros, en el suelo y en el maletero del citado vehículo, varias cajas que contenían diferentes productos de charcutería y carne fresca en estado de semi-congelación, solicitándole al conductor su documentación, según ha detallado la Benemérita en una nota.

El varón trabajaba en una empresa cárnica de Huelva, y la mercancía se correspondía con un pedido para un establecimiento hostelero de la zona, presentando albarán y etiquetado de los productos.

Ante tales hechos, y teniendo en cuenta que la carne "no cumplía las condiciones mínimas higiénico sanitarias ni de temperatura del transporte", se procedió a la intervención cautelar de la totalidad de la mercancía, siendo depositada en una cámara frigorífica para evitar que ésta se pudiera corromper aún más, según informa la Guardia Civil, que precisa que se dio entonces aviso al veterinario inspector de la Consejería de Salud (Agrupación Sanitaria Huelva-Costa), para que hiciera las comprobaciones oportunas.

Una vez en el lugar de depósito, el veterinario declaró como no aptas para el consumo humano la totalidad de la partida, ya que, incluso después de llevar cerca de una hora en cámara frigorífica, estos productos no alcanzaron la temperatura correcta de conservación.

Finalmente, y como método de destrucción de los alimentos, se determinó su transporte y arrojo en el lugar habilitado para la alimentación de aves necrófagas presentes en el Paraje Natural Sierra Pelada y Rivera del Aserrador (Sierra de Aracena); concretamente, en la colonia del buitre negro, por parte de un agente de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

La totalidad de los productos intervenidos alcanzan un peso de unos 87 kilogramos.