Broto anuncia la próxima creación del órgano administrativo para comenzar a aplicar la ley de lenguas

Actualizado 12/02/2010 15:13:39 CET

La consejera recalca la "voluntariedad" y el carácter "no oficial" que fija la ley para las lenguas propias de Aragón

ZARAGOZA, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, anunció hoy que en un "próximo" Consejo de Gobierno se aprobará la modificación de la estructura de su departamento para atribuirle las competencias en política lingüística e "inmediatamente" se creará el órgano administrativo encargado, de forma transitoria, de la aplicación de la ley de uso, protección y promoción de las lenguas propias de Aragón, también conocida como ley de lenguas.

Broto se pronunció así en respuesta a una interpelación parlamentaria formulada en las Cortes de Aragón por el diputado del Partido Popular, Miguel Navarro, sobre la aplicación de la ley de lenguas, que entró en vigor el pasado 30 de enero, tras ser aprobada en el Parlamento aragonés en diciembre.

La consejera señaló que este órgano administrativo se creará con personal que ya posee el departamento, que cumplen las condiciones de ser técnicos especializados y dominar las lenguas propias. Este órgano prestará especial seguimiento a la enseñanza de las lenguas propias y deberá "impulsar" la creación de otros entes, dijo Broto.

Agregó que antes del 30 de abril se tiene que constituir el Consejo Superior de las Lenguas de Aragón, para el que "no hemos hablado de las personas que van a formar parte de él". Además, deberán crearse las academias para el aragonés y el catalán, para lo que hay un plazo de casi un año, ya que el 30 de septiembre tendrá que estar aprobados sus estatutos y el 30 de diciembre constituidas.

La consejera manifestó que en el desarrollo de la ley hay que "ser prudente y buscar el consenso, dando la mayor importancia a la conservación de las formas patrimoniales actualmente existentes" y subrayó que la ley "busca el equilibrio entre la conservación de las modalidades lingüísticas locales y la normativización de las dos lenguas" propias, el aragonés y el catalán, "imprescindible" para la enseñanza y la transmisión de las mismas, apostilló.

NO IMPONE EL CATALÁN

La consejera remarcó que la ley "se fundamenta en una gran dosis de sentido común" y tiene "gran capacidad para lograr consensos", a lo que apuntó que "todos hubiésemos estado de acuerdo" con ella si "se hubiese explicado que se va a tener en cuenta la territorialidad", el carácter voluntario para usar las lenguas propias y que "no define" a éstas como oficiales por lo que "no es cierto que pretende imponer el catalán".

La consejera precisó también que la ley reconoce unos derechos "que se vienen ejerciendo desde hace 25 años y nunca han suscitado conflictos" y como ejemplo indicó que desde 1983 se ha ofertado voluntariamente la enseñanza del catalán en algunas zonas de Aragón, y desde entonces se ha pasado de seis a 43 profesores.

Por eso, abogó por el apoyo "de todos" a la conservación de ese patrimonio lingüístico y dio ejemplo utilizando al final de su primera intervención tanto el aragonés como el catalán.

El diputado del PP, Miguel Navarro, aseguró que había entendido prácticamente toda la parte final de ese discurso, si bien, comentó, "urge pedir inmediatamente" al presidente de la Cámara aragonesa "que modifique el reglamento y consigne una partida para la contratación de traductores".

Agregó que frente a quienes se han felicitado por la aprobación de la ley de lenguas, que el Partido Popular no apoyó, muchos otros sintieron "desazón" y recordó que su partido recabó más de 45.000 firmas de aragoneses que, de forma voluntaria, rechazaron la imposición del catalán, que, a juicio del PP, promueve esta ley.

Por otra parte, el diputado se interesó por la "voluntad" del Gobierno en aplicar esta norma, con el objetivo de conocer "si engañan o no al pueblo aragonés, yo creo que sí" porque "no he visto reflejada esa voluntad de desarrollo en los presupuestos" ya que la ley carece de memoria económica y en los presupuestos de Aragón de 2010 sólo hay una partida para la promoción cultural de las lenguas minoritarias, que "ha sufrido un recorte del 20 por ciento" respecto a 2009.

OTRAS MEDIDAS

El diputado también se interesó por otros aspectos del desarrollo de la ley, como el nombramiento de los miembros del Consejo Superior de las Lenguas de Aragón y si éste tendrá una sede y una dotación de medios materiales y humanos. Además, preguntó a la consejera cuándo se va a crear el órgano administrativo para desarrollar la ley, cuál va a ser su composición y qué rango va a tener.

También quiso saber si ya se está preparando la aplicación de la ley en el ámbito educativo; cuál va a ser la oferta de enseñanza de las lenguas en los centros educativos; qué municipios aragoneses van a tener la consideración de zonas de transición, y en qué localidades va a haber centros educativos de referencia y cuántos habrá.

Finalmente, cuestionó a Broto cuándo se publicará el curriculo de las lenguas propias de Aragón; si se ha impulsado la edición de materiales didácticos y cómo será la dotación de plazas de profesorado.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies