Más de mil personas se manifiestan contra la sentencia de 'La manada' porque "no es abuso, es violación"

Manifestación contra la sentencia de 'La manada'.
EUROPA PRESS
Publicado 26/04/2018 19:53:41CET

ZARAGOZA, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

Más de mil personas, 1.600 según Delegación del Gobierno en Aragón, se han manifestado este jueves desde el Palacio de los Luna de Zaragoza, sede del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA), hasta la plaza del Pilar para protestar contra la sentencia judicial por la que se ha condenado a 'La manada' por abuso, pero no por agresión sexual. "No es abuso, es violación", han proclamado, convocadas por la Asamblea del 8-M de la capital aragonesa.

El tráfico se ha interrumpido en el Coso y los manifestantes se han concentrado inicialmente ante la sede del TSJA, coreando lemas como "No es abuso, es violación", "Nosotras sí somos manada", "la calle, la noche, también son nuestras", "que no, que no, que no tenemos miedo", "jueces y fiscales también son culpables" y "hermana, yo sí te creo".

A esta convocatoria han asistido, entre otros el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve; la vicealcaldesa, Luisa Broto; las consejeras de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, y de Innovación, Investigación y Universidad, Pilar Alegría, así como representantes de varios partidos, como la secretaria general de CHA, Carmen Martínez; la portavoz parlamentaria de IU Aragón, Patricia Luquin, el portavoz municipal del PSOE, Carlos Pérez Anadón, o la diputada autonómica de Podemos Amparo Bella.

Durante la concentración han leído un comunicado en el que han aseverado que "no es un caso aislado, se llama patriarcado" y han destacado la "valentía" de la víctima al denunciar, añadiendo que "nuestra fuerza y cariño están con ella".

Han señalado que España es, por segundo año, el país con más sentencias por violencia machista y han criticado "la pasividad" del Gobierno de España. "La justicia es patriarcal", han dicho, añadiendo que "sufrimos agresiones machistas a diario" y que "unidas somos más fuertes".

INSEGURIDAD

La consejera María Victoria Broto ha dejado claro que no comparte la sentencia, que "nos duele mucho a las mujeres porque es muy grave decir que no ha habido violación" y ha manifestado que "estamos con la agredida, la creemos, la respetamos y queremos".

Broto ha alertado de que la sentencia "crea inseguridad a la hora de denunciar" y ha urgido a "defender a las mujeres, a su integridad, su libertad", tras lo que ha exigido al Gobierno de España que abone ya el dinero acordado en el Pacto de Estado contra el Machismo.

Patricia Luquin ha expresado su "estupor, enfado y la más absoluta indignación", aseverando que "la justicia no nos representa". Ha lamentado que "hoy, si no se resiste parece que se consiente" y ha avisado de que la sentencia "marca un antes y un después en un momento crucial de necesidad de saber que contamos con el poder judicial".

Ha propuesto cambiar el concepto jurídico de intimidación tras una sentencia que "lanza un mensaje aterrador" y que "supone un retroceso en los valores de libertad y democracia", animando a las mujeres a reclamar justicia en las calles.

La diputada autonómica de Podemos, Amparo Bella, ha recalcado que "la sentencia no refleja el cambio social" y ha indicado que "la justicia debería reconocer estos derechos de las mujeres y responder a la demanda feminista para que esto no se vuelva a reproducir".

Las agresiones sexuales están "a la orden del día", ha continuado Bella, quien ha enfatizado que "no es de recibo que una mujer se tenga que ver acosada por cinco hombres", ya que "eso es claramente un abuso, una violación y una agresión a la libertad de las mujeres".

La portavoz de la Comisión de la Mujer de la FABZ, Carmen Turégano, ha opinado que la sentencia es injusta y que "tenía que haber sido ejemplar para muchos hombres que están haciendo barbaridades", lamentando que "no podemos confiar para nada en la justicia".

Ha tildado de "vergonzoso" que la sentencia recoja votos particulares pidiendo la libre absolución de los acusados y ha emplazado a cambiar la legislación. "No nos vamos a quedar aquí", ha concluido.