El obispo de Huesca y Jaca dice que el aborto es un "infanticidio suicida" en su carta pastoral de mañana

Actualizado 18/10/2009 9:07:39 CET

HUESCA, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

El obispo de Huesca y Jaca, monseñor Jesús Sanz, afirma, en la carta pastoral que se hará pública hoy, domingo 18 de octubre, que el aborto es un "infanticidio suicida". Sanz apoya la manifestación a favor de la vida, la mujer y la maternidad que se celebra en la tarde de hoy, sábado 17 de octubre, en Madrid.

En su misiva, monseñor Sanz alude a la próxima reforma de la Ley estatal de despenalización del aborto, que autorizará el aborto a las menores a partir de 16 años y modifica los plazos y las causas para abortar legalmente. Al respecto, indica que "cuando escuchamos a los defensores de esta ley, es tal el nivel de demagogia y medias verdades, tal el cúmulo de razones que no lo son, que hace patética e irrisoria la defensa, si no estuviera en entredicho la vida humana del ser más inocente".

El obispo altoaragonés se remite al reciente acuerdo de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal, que el pasado 17 de junio, aseveró en un documento que "el aspecto tal vez más sombrío es su pretensión de calificar el aborto provocado como un derecho que habría de ser protegido por el Estado. He ahí una fuente envenenada de inmoralidad e injusticia que vicia todo el texto".

Al igual que entonces, en la carta pastoral de hoy Sanz afirma que el reconocimiento, en el anteproyecto de ley de reforma de la normativa sobre el aborto, del "derecho a la maternidad libremente decidida" equivale al derecho "a decidir eliminar a su hijo ya concebido".

Monseñor Jesús Sanz alude a los "intereses que puede haber detrás de esta criminal medida", puesto que el "ser humano" perjudicado no puede "rechistar" al ser físicamente imposible que un feto lo pueda hacer por sí mismo. Así, Sanz menciona los intereses de las clínicas abortistas, los laboratorios farmacéuticos, los intereses políticos de "una mal llamada progresía" y el "jaleamiento social para que las gentes hablen de esto" en lugar de hacerlo sobre la crisis económica, la corrupción y "el desprestigio internacional".

Jesús Sanz afirma que la futura ley es "injusta" y permite la "irresponsabilidad machista" del hombre. El obispo de Huesca y Jaca alude a las mujeres que piden ayuda a la Iglesia "a escondidas" y critica a "los políticos de la poltrona", tras lo que proclama que "hay que salvar a ese niño salvando a esa mujer y salvar a la madre salvando al hijo de sus entrañas".


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies