Borrell cree que el 'brexit' y las elecciones europeas de 2019 son "cruciales" para el "impulso" de la UE

          Borrell En UIMP
EUROPA PRESS
Actualizado 29/08/2018 16:30:06 CET

Cree que el distanciamiento entre Europa y EE.UU "es anterior" a Trump y sostiene que puede ser una "oportunidad" para el 'viejo continente'

SANTANDER, 29 (EUROPA PRESS)

El ministro de Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, cree que tanto la salida del Reino Unido de la Unión Europea como las próximas elecciones europeas del 2019 son una "agenda crucial" para el "impulso" de la UE ya que el 'brexit' "cambiará" la naturaleza europea y "el gran tema" de las elecciones va a ser la "respuesta sociocultural" de Europa a la inmigración y la llegada de refugiados.

Así, ha comentado que "no se sabe cómo va a acabar" la negociación del 'brexit' pero que espera que se "evite" el no acuerdo, al tiempo que considera que como sin el Reino Unido habrá "menos obstáculos" en la construcción de la unión política "habrá que ver la voluntad" que se tiene al respecto o si "estamos escondidos detrás de la excusa británica".

En este sentido, además de reconocer que "cada día que pasa crece más la sensación" de que hay "algunos problemas" que no se sabe cómo resolverlos, el ministro ha dicho, en alusión al independentismo catalán, que las "dificultades" que está teniendo el proceso de separación del Reino Unido "debería ser ejemplo" y una "cura de realismo para el pensamiento mágico".

Del mismo modo, Borrell ha expresado que el 'brexit' "clarifica" lo que Europa puede ser, aunque ha advertido de que también "la amputa" de una serie de capacidades, como las estratégicas en materia de seguridad y defensa porque los británicos "son el gran poder militar" europeo.

Así lo ha dicho en la conferencia inaugural del encuentro '2019 Brexit y elecciones europeas. Una agenda crucial para el impulso de la UE', en los Cursos de Verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en Santander, en la que también ha hecho referencia a que la primera ministra británica, Theresa May, tiene "algunas dificultades" para definir su posición.

Cuestionado por los asistentes al encuentro por si hay preocupación acerca de que finalmente no se consiga llegar a un acuerdo entre el Reino Unido y la UE, el ministro ha incidido en que "no sería el fin del mundo", aunque ha puntualizado que provocará una situación "complicada" de gestionar "para todos" y "especialmente" para los británicos. "Espero que se llegue a un acuerdo que evite el salto en el vacío", ha zanjado.

INMIGRACIÓN: EL ACUERDO DE DUBLÍN "MURIÓ" EN VALENCIA

Por lo que se refiere a las elecciones europeas del año que viene, Borrell ha incidido en que "el gran tema" de estos comicios será "la respuesta sociocultural" que va a dar Europa y ha abogado por un reparto de la carga.

Al mismo tiempo, ha exclamado que el Acuerdo de Dublín en su aplicación práctica y vigencia "murió" en Valencia con la llegada del 'Aquarius' al puerto de esta ciudad española porque "todos los inmigrantes" que estaban a bordo debieron pedir asilo en el país de acogida, es decir, España, pero en lugar de eso hubo un reparto entre varios países, tal y como ha recordado el ministro.

En este sentido, ha afirmado que este acuerdo "no está adaptado" a la situación actual, en la que los países del sur como Italia reciben un flujo migratorio que, en su opinión, tiene que ser "gestionado por todos".

Además de reivindicar que la ayuda al desarrollo en África es un "imperativo utilitario" y que si no hay un compromiso europeo a favor del desarrollo de África "el problema migratorio no tiene solución", Borrell ha criticado a países que como Italia lo pretenden resolver "agitando el miedo".

"No están dando una buena solución, aunque haya clientela para comprarla", ha zanjado el ministro, quien también ha indicado que el Gobierno español está trabajando en un Plan África y que nuestro país "puede hacer una aportación decisiva" a la iniciativa propuesta por el presidente francés, Emmanuel Macron, para desarrollar una vecindad en el Mediterráneo.

"REALISMO MORAL" SOBRE LA INMIGRACIÓN

De la misma manera, Borrell ha indicado que la posición que representa el Gobierno español, junto a países como Francia, Alemania o Portugal, es la del "realismo moral" porque, aunque los problemas migratorios "no se resuelven por decreto", en su opinión "no se pueden cerrar las fronteras de la noche a la mañana".

A este respecto, ha abogado por una combinación de "realismo" y un componente "moral" ya que "hay gente que se muere intentando llegar" a las costas europeas o cruzando desiertos como el Sahara.

Por ello, se ha mostrado a favor de dar ayuda al desarrollo en los países de origen porque si no, de lo contrario, "será difícil" parar la inmigración que provocarán en las próximas décadas los "desequilibrios" demográficos en el mundo.

Además, el ministro ha incidido en la necesidad de disminuir la inmigración irregular a cambio de canalizar flujos regulares porque, según ha dicho, "no podemos negar la realidad" de África ni "desentendernos" de lo que pasa "a pocos kilómetros".

También ha reclamado reconocer que Italia ha tenido su actual reacción como consecuencia de que se la ha "dejado sola" frente a "picos migratorios muy fuertes".

HAY QUE "REINVENTAR" EL MULTILATERALISMO

Más allá de estos dos temas, Borrell ha hablado de la relación entre Europa y Estados Unidos y ha considerado que su distanciamiento "es anterior" a la actual Administración Trump y, según ha dicho, es un proceso que se ha desarrollado tras la "desaparición del enemigo común", en referencia a la Unión Soviética durante la Guerra Fría.

Borrell ha precisado que, tras este periodo, se ha entrado en una fase en la que "parece" que a Estados Unidos no ve la relación con la UE como un proceso "cooperativo" entre Estados que "comparten los mismos valores contra los mismos adversarios", sino "competitivo" entre empresas.

Pese a que opina que este distanciamiento es "una oportunidad" para Europa --"Cuando a uno le quitan el paraguas tiene que correr a por un impermeable", ha apostillado--, ha defendido que hay que "reinventar" el multilateralismo incorporando a las potencias que van a tener un mayor papel en la economía mundial.

Contador