El alcohol motiva casi la mitad de terapias por drogodependencia en Catalunya

FOTO DROGUES
EUROPA PRESS/REMITIDO
Actualizado 27/07/2016 13:38:56 CET

Son un 20% de los casos reales debido a su integración en la sociedad

BARCELONA, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

El 47,42% de los tratamientos iniciados por abuso o dependencia de drogas en Catalunya fueron motivados por el consumo de alcohol, registrándose un total de 6.534 casos en 2015, a la luz del Informe anual del Sistema de información sobre drogodependencias en Catalunya.

El trabajo ha sido presentado este miércoles en rueda de prensa por el secretario de la Agencia de Salud Pública de Catalunya (ASPC), Joan Guix, y el subdirector de Drogodependencias de la Conselleria de Salud, Joan Colom.

Los centros de la Xarxa d'Atenció a les Drogodependències (XAD) notificaron en 2015 un total de 13.779 inicios de terapia: un 47,42% por alcohol; un 17,95% por cocaína; un 13,81% por cannabis; un 12,21% por heroína; un 3,64% por tabaco y un 4,96% por otras drogas.

Según Guix, el número de tratamientos global de todas las sustancias se ha "estabilizado" con de 13.779 casos en 2015, mientras en 2014 se hicieron 13.958: un 46,1% por alcohol, un 18,7% por cocaína, un 12,6% por cannabis, un 12,3% por heroína, un 6,3% por otras drogas, y un 3,9% por tabaco.

El informe radiografía el perfil de las personas tratadas: en el 76% de los casos son hombres de entre 30 y 50 años que tienen "el doble de posibilidades de estar en el paro" que la población general; cuentan con estudios primarios o secundarios, y residencia estable, ha afirmado Colom.

Guix ha lamentado el notable encaje de los tratamientos con la clase social, puesto que la drogodependencia tiene el doble de paro y un nivel educativo más bajo: "Tenemos un tema de determinantes sociales que debemos abordar desde Salud Pública".

CAMBIO DE CHIP: EL ALCOHOL COMO EL TABACO

Pese a que el mayor número de terapias son por el alcohol, solo se atiende entre el 20% y el 25% de los casos reales porque "la mayoría de gente no se considera enferma alcohólica", de manera que no pide tratamiento, según Colom.

El subdirector de Drogodependencias ha defendido que es necesario hacer un cambio de chip respecto a la percepción sobre los problemas de salud que puede generar el alcohol porque su consumo "está demasiado integrado en la sociedad", ha avisado.

"Hemos de conseguir lo que se ha logrado con el tabaco, que es que la gente tenga claro que consumir tabaco es malo y consumir excesivamente alcohol es peligroso para la salud", ha alertado, al añadir que la legislación y las políticas internacionales pueden ayudar.

MENOS INYECCIONES POR HEROÍNA

Ha destacado que el consumo de heroína se ha modificado en los últimos 25 años: en 1991 era la primera causa de tratamiento en estos centros, mientras que ahora está en cuarta posición: "El alcohol es mayoritario, la cocaína y la heroína se estabilizan y crece la demanda por cannabis".

Además, el 23,7% consumió heroína por vía inyectada en 2015, lejos del 80% registrado de los años 90, hecho que reduce el riesgo de transmisión de enfermedades como las hepatitis víricas o la infección del virus del Sida.

El 46% de los tratados por esta sustancia se encuentran en situación de paro y los dependientes tienen menos estudios y más inseguridad laboral, ha precisado Colom.