La violencia en Honduras duplica las atenciones a migrantes en entidades de Catalunya

Una voluntaria de Creu Roja atiende a mujeres usuarias de la entidad
CREU ROJA (CAMPAÑA 10.OBSERVATORIO POBREZA)
Publicado 04/02/2018 11:30:27CET

Piden flexibilizar la regularización para evitar la precariedad y la separación familiar

BARCELONA, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

La llegada de personas migrantes procedentes de Honduras a Catalunya se ha duplicado en el último año debido a la inseguridad y la "violencia estructural" provocada sobre todo por las maras y el endurecimiento de la frontera de Estados Unidos, según han explicado a Europa Press entidades de atención a migrantes, que han constatado que el perfil mayoritario es el de mujeres solas.

Càritas Diocesana de Barcelona ha registrado un aumento de más del 80% de la llegada de personas hondureñas --sobre todo mujeres solas-- en el último año, pasando de unas 200 en 2016 a más de 400 en 2017, mientras que el programa de atención a migrantes y refugiados de Creu Roja de Catalunya ha visto más que duplicarse las llegadas de esta procedencia, con 272 atendidos en 2017 frente a los 104 del año anterior.

En la presentación de los datos de la Generalitat sobre migraciones en 2017, el secretario de Igualdad, Migraciones y Ciudadanía, Oriol Amorós, se mostró preocupado por el aumento de este colectivo y la situación precaria que lo rodea, y alertó de que hace unos años sucedió lo mismo con mujeres procedentes de Bolivia, y si no se apuestan por regularizaciones se repetirán los mismos problemas de vulnerabilidad.

El Centro de información para trabajadores extranjeros (Cite) de CC.OO. de Catalunya ha registrado también un aumento de las personas procedentes de Venezuela y Honduras, ha explicado a Europa Press el responsable de Migraciones del sindicato, Carles Bertran, que ha destacado que del segundo país llegan personas en situación más precaria y en muchos casos se dedican a empleos en el hogar.

Entre los usuarios del servicio, las mujeres de Honduras son el principal colectivo con trabajo, con 271 usuarias en 2017 --frente a 36 hombres hondureños--, con los hombres de Marruecos en segunda posición (161); pero las hondureñas lideran también el trabajo irregular, con 197 en esta situación, frente a 30 hombres del mismo país, y seguidas por las mujeres de Colombia (89).

"CONDENA" A LA ECONOMÍA SUMERGIDA

"Son las últimas que acaban de llegar y las que aceptan peores condiciones", ha explicado Bertran, que ha añadido que tendrán que esperar tres años a recibir la documentación del arraigo social y regularizar su situación --para lo que necesitan un contrato fijo de 40 horas semanales durante un año, o dos empleadores y 30 horas en el caso de trabajo del hogar--.

Estos tres años acaban suponiendo "una condena" que las obliga a trabajar en la economía sumergida, ante las dificultades de encontrar trabajo, a lo que se suma que tendrán que esperar un año más a reagruparse con sus familiares e hijos, por lo que el sindicato es favorable a flexibilizar los mecanismos de regularización para evitar la explotación laboral y la separación.

Amorós alertó de que son separaciones muy dolorosas para la familia, y acaban siendo perjudiciales para toda la sociedad porque cuando llegan los hijos siendo adolescentes sufren más fracaso escolar que cuando son más pequeños.

La responsable de Migración de Càritas de Barcelona, Imma Mata, ha reflexionado en declaraciones a Europa Press sobre que la violencia, extorsiones y chantajes son el principal motivo de llegada, y muchas optan por España porque pueden acceder como turistas, y en mayor medida desde que se ha endurecido la frontera de Estados Unidos.

SOLICITANTES DE ASILO

"La angustia que les queda es brutal", ha destacado, por lo que la entidad, además de ayudarles a cubrir necesidades básicas --porque llegan sin recursos-- también las acompañan en la inserción laboral y reciben apoyo emocional, ya que muchas son mujeres solas que han dejado allí a hijos y sufren por la separación, una labor como la que hace Creu Roja.

Desde Creu Roja también han constatado esta huída de las maras, las amenazas y las agresiones a familiares, y la entidad ha observado que en algunos casos son solicitantes de asilo --a los que la ONU recomendó darles asilo político, así como a los salvadoreños--, sobre lo que ha apuntado que en 2017 han crecido las llegadas de refugiados desde el Aeropuerto de Barcelona - El Prat, el Puerto de la ciudad y la frontera de La Junquera (Girona).