Lagos bajo el glaciar más amenazado de la Antártida drenan en el mar

 

Lagos bajo el glaciar más amenazado de la Antártida drenan en el mar

 Glaciar Thwaites
NASA
Actualizado 08/02/2017 17:56:41 CET

   MADRID, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La misión CryoSat de la ESA ha revelado cómo lagos debajo del glaciar Thwaites drenaron en el mar de Amundsen, posiblemente el mayor caudal reportado en esta región de la Antártida Occidental.

   Esta nueva información está ayudando a los científicos a entender más acerca de lo que está sucediendo profundamente debajo de la superficie del hielo y qué afecta a la velocidad con la que los glaciares fluyen hacia el océano, informa la ESA.

   Thwaites y su vecino Glaciar Pine Island son los glaciares que retroceden más rápido en el casquete de hielo de la Antártida Occidental. Aunque tiene un espesor de hasta 2 kilómetros, gran parte de su suelo está muy por debajo del nivel del mar. Esto hace que sea particularmente vulnerable al cambio, especialmente donde las aguas oceánicas más cálidas se encuentran con la parte inferior del término flotante del glaciar.

   Comprender los movimientos de estos glaciares es crítico para predecir cómo la capa de hielo puede comportarse en el futuro y cómo puede afectar el nivel del mar.

   Un artículo publicado en The Cryosphere explica cómo las mediciones de CryoSat han sido procesadas de una manera nueva y revelan que, en 2013, cuatro lagos interconectados bajo Thwaites drenaron al océano.

   Lagos se han encontrado bajo glaciares en muchas partes de la Antártida y, de hecho, se asocian comúnmente con los glaciares de flujo rápido. Sin embargo, esta es la primera vez que se ha encontrado y observado el drenaje en el mar de Amundsen. Además, se piensa que este vaciado ocurre sólo cada 20-80 años.

   El agua por debajo de la capa de hielo juega un papel importante en la rapidez con que los glaciares fluyen hacia el mar, debido a que una capa de agua de fusión reduce la fricción entre el hielo y la roca madre. Además, cuando los canales se forman bajo el hielo, lubrican el lecho del glaciar.

   Benjamin Smith, de la Universidad de Washington y autor principal del artículo, dijo: "Esta es la primera vez que hemos podido monitorear tanto los cambios de elevación como la velocidad del hielo en este tipo de detalles sobre una área tan grande".

   "Sin un satélite como CryoSat, probablemente habríamos perdido el drenaje del lago y habríamos tenido que adivinar cómo el drenaje del lago podría haber afectado la velocidad del hielo. Juntos, nos dicen cómo el agua que se mueve en el lecho de los glaciares afecta la velocidad del hielo, y qué procesos necesitamos entender para estar mejor equipados para predecir el futuro de Thwaites".

   Noel Gourmelen, de la Universidad de Edimburgo, explicó: "Las repetidas observaciones de CryoSat sobre Thwaites revelaron que la superficie del hielo cedía varios metros mientras el agua se drenaba de los cuatro lagos bajo el hielo. Los lagos totalizaron una superficie de unos 700 kilómetros cuadrados".

   En promedio, Thwaites lleva aproximadamente 135 kilómetros cúbicos de hielo al mar cada año, pero el drenaje de estos lagos liberó 3,5 kilómetros cúbicos adicionales de agua dulce. Además, la velocidad del glaciar aumentó alrededor del 10% y habría contribuido a una descarga de alrededor de 150 kilómetros cúbicos al año entre 2013 y 2014.

   Se estima que el drenaje ha alcanzado un máximo de 240 metros cúbicos por segundo, posiblemente el mayor caudal de agua de fusión que se haya informado de los lagos subglaciales de esta región. Esta tasa de pico es aproximadamente cuatro veces más rápida que el río Támesis en Inglaterra descarga al Mar del Norte cada año.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies