Millones de personas en países ricos quedarán sometidos a inundaciones

Contador
Inundaciones en Baviera
STEFAN PENNINGER/WIKIPEDIA
Actualizado 11/01/2018 11:31:53 CET

   MADRID, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Los cambios en la lluvia por el calentamiento global aumentarán los riesgos de inundación de los ríos en todo el mundo, exponiendo a millones de personas más a este peligro, también en los países ricos.

   Los científicos ahora han calculado el incremento requerido en la protección contra inundaciones hasta la década de 2040 en todo el mundo, dividiéndolo en regiones y ciudades individuales. Publican resultados en Science Advances.

   Encuentran que la necesidad de adaptación es mayor en Estados Unidos, partes de India y África, Indonesia y en Europa Central, incluida Alemania. La inacción expondría a muchos millones de personas a graves inundaciones.

   "Más de la mitad de Estados Unidos debe al menos duplicar su nivel de protección en las próximas dos décadas si quieren evitar un aumento dramático en los riesgos de inundación del río", dice el autor principal del trabajo, Sven Willner del Instituto de Investigación de Impacto Climático de Potsdam (PIK), en Alemania.

   Sin medidas de adaptación adicionales, como mejorar los diques, mejorar la gestión de los ríos, aumentar los estándares de construcción o reubicar asentamientos, la cantidad de personas afectadas por el peor 10 por ciento de todos los eventos de inundación fluvial aumentará en muchos lugares: en América del Norte de 0,1 a 1 millones --aunque esto no parece ser un gran aumento, supone multiplicarse por diez--. En Alemania, podría aumentar siete veces, de 0,1 a 0,7 millones.

   Los valores absolutos son aún mayores en otros lugares: en América del Sur, el número de personas afectadas por los riesgos de inundación probablemente aumentará de 6 a 12 millones; en África de 25 a 34 millones y en Asia de 70 a 156 millones. Las cifras reales podrían ser aún mayores en el futuro, ya que no se tienen en cuenta el crecimiento de la población y la mayor urbanización.

   El estudio se basa en simulaciones informáticas integrales que utilizan datos existentes sobre ríos de un gran número de fuentes. "Aunque esta información no es perfecta para todos y cada uno de los ríos en los rincones más remotos de nuestro planeta, sin duda es suficiente para lugares donde vive mucha gente, se acumulan muchos valores financieros y donde los riesgos de inundaciones son sustanciales: sabemos lo suficiente sobre los lugares que importan", explica Willner.

LIMITAR EL CAMBIO CLIMÁTICO, ESENCIAL

   Los datos sobre los cambios en las precipitaciones, la evaporación y similares provienen del proyecto de intercomparación de modelos de impactos climáticos más grande del mundo (ISIMIP, por sus siglas en inglés), coordinado por Katja Frieler en PIK. El detalle espacial del nuevo estudio es aproximadamente diez veces más preciso que en las simulaciones informáticas climáticas de uso común.

   "Nos ha sorprendido descubrir que incluso en países desarrollados con buena infraestructura, la necesidad de adaptación es grande", dice el coautor Anders Levermann, jefe de investigación de adaptación global en PIK e investigador en el Observatorio Terrestre Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia en Nueva York, Estados Unidos.

   "Nuestro criterio es que las personas quieren mantener el nivel de protección que tienen hoy: no quieren que las cosas empeoren. En consecuencia, en países con un nivel de protección bastante bueno, se debe hacer mucho para mantener el mismo nivel de protección y evitar que las personas tengan que abandonar sus hogares debido a las inundaciones", añade.

   Un incremento en los riesgos de inundación de los ríos durante las próximas 2-3 décadas será impulsado por la cantidad de gases de efecto invernadero que ya se emiten a la atmósfera, por lo tanto, no depende de si limitamos el calentamiento global o no. "Sin embargo, está claro que, sin limitar el calentamiento causado por los seres humanos a muy por debajo de los 2 grados centígrados, los riesgos de inundación fluvial en nuestro siglo subirán en muchas regiones a un nivel al que no podemos adaptarnos", advierte Levermann.

   "Para mantener a las personas seguras, deben tomarse en serio los riesgos inducidos por el cambio climático y debe invertirse dinero en la adaptación. Si actuamos ahora, podemos protegernos de los riesgos de las próximas dos décadas. Pero el cambio climático debe limitarse reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de los combustibles fósiles para evitar riesgos que superen nuestras capacidades de adaptación", plantea.

   "Los hallazgos deberían ser una advertencia para los que toman las decisiones --agrega Levermann--. Si eligen ignorar el problema, tristemente llegará el desastre. Ha llegado el momento de mitigar el cambio climático futuro en combinación con una adaptación al cambio climático que ya hemos provocado. No hacer nada será peligroso".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies