Primer robot molecular del mundo capaz de fabricar moléculas

Recreación artística del robot molecular
UNIVERSIDAD DE MANCHESTER
Actualizado 21/09/2017 11:01:04 CET

   MADRID, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Científicos de la Universidad de Manchester han creado el primer "robot molecular" del mundo que es capaz de realizar tareas básicas, incluyendo la construcción de otras moléculas.

   Los minúsculos robots, que tienen un millonésimo de un milímetro de tamaño, pueden ser programados para mover y construir cargas moleculares, usando un pequeño brazo robótico.

   Cada robot individual es capaz de manipular una sola molécula y está formado por sólo 150 átomos de carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno. Para poner ese tamaño en el contexto, un billón de millones de estos robots apilados uno encima del otro todavía serían del mismo tamaño que un solo grano de sal.

   Los robots funcionan realizando reacciones químicas en soluciones especiales que luego pueden ser controladas y programadas por los científicos para realizar las tareas básicas.

   En el futuro, tales robots podrían ser utilizados para fines médicos, procesos de fabricación avanzados e incluso la construcción de fábricas moleculares y líneas de montaje. La investigación se publica en Nature.

   El profesor David Leigh, quien dirigió la investigación en la Escuela de Química de la Universidad, explica en un comunicado : "Toda la materia está compuesta de átomos y éstos son los bloques básicos de construcción que forman las moléculas. Nuestro robot es literalmente un robot molecular construido de átomos al igual que usted puede construir un robot muy simple de piezas de Lego. El robot entonces responde a una serie de comandos simples que son programados con entradas químicas por un científico.

   "Es similar a la forma en que se utilizan los robots en una línea de montaje de automóviles. Esos robots toman un panel y lo colocan de modo que pueda ser remachado en la manera correcta para construir la carrocería de un coche. Así, al igual que el robot en la fábrica, nuestra versión molecular puede ser programada para posicionar y remachar componentes de diferentes maneras para construir diferentes productos, sólo que en una escala mucho menor a nivel molecular.

   El beneficio de tener una maquinaria tan pequeña reduce enormemente la demanda de materiales, puede acelerar y mejorar el descubrimiento de fármacos, reduce dramáticamente los requerimientos de energía y aumenta rápidamente la miniaturización de otros productos. Por lo tanto, las aplicaciones potenciales para robots moleculares son extremadamente variadas y emocionantes.

   Leigh dice: "La robótica molecular representa lo último en la miniaturización de la maquinaria. Nuestro objetivo es diseñar y hacer las máquinas más pequeñas posible. Este es sólo el comienzo, pero anticipamos que dentro de 10 a 20 años los robots moleculares empezarán a ser utilizados para construir moléculas y materiales en las líneas de montaje en las fábricas moleculares ".

   Mientras que la construcción y funcionamiento de esa máquina diminuta es extremadamente compleja, las técnicas utilizadas por el equipo se basan en procesos químicos simples.

   Leigh agregó: "Los robots son ensamblados y operados usando química. Esta es la ciencia de cómo los átomos y las moléculas reaccionan entre sí y cómo las moléculas más grandes se construyen a partir de los más pequeños.

   "Es el mismo tipo de proceso que los científicos utilizan para fabricar medicinas y plásticos a partir de simples bloques de construcción química. Luego, una vez que los nano-robots han sido construidos, son operados por científicos añadiendo insumos químicos que dicen a los robots qué hacer y cuándo, al igual que un programa de ordenador".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies