Los humanos modernos surgieron hace más de 300.000 años

Examen de restos para el estudio
MATTIAS JAKOBSSON
Publicado 29/09/2017 13:47:10CET

   MADRID, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Un análisis genómico de restos humanos antiguos de KwaZulu-Natal, en Sudáfrica, ha revelado que el sur de África tiene un papel importante que desempeñar en la historia de la humanidad.

   Un equipo de investigación de la Universidad de Uppsala, Suecia, y las universidades de Johannesburgo y el Witwatersrand, Sudáfrica, presenta sus resultados en un artículo publicado en 'Science', en la que los autores estiman que la divergencia entre los seres humanos modernos ocurrió hace entre 350.000 y 260.000 años.

   El equipo secuenció los genomas de siete individuos que vivieron en África meridional hace entre 2.300 y 300 años. Los tres individuos más viejos que datan de hace entre 2.300 y 1.800 años estaban genéticamente relacionados con los descendientes de los grupos de Khoe-San del sur, y los cuatro individuos más jóvenes que vivieron hace entre 500 y 300 años estaban genéticamente vinculados con los grupos de habla bantú de Sudáfrica. "Esto ilustra el reemplazo de población que ocurrió en el sur de África", dice la coautora Carina Schlebusch, genetista de población en la Universidad de Uppsala.

   Los autores estiman que la divergencia entre los seres humanos modernos ocurrió hace entre 350.000 y 260.000 años, basándose en los antiguos genomas cazadores-recolectores de la Edad de Piedra. El tiempo más profundo de 350.000 años atrás es fruto de la comparación entre un antiguo cazador-recolector de la Edad de Piedra de Ballito Bay, en la costa oriental de Sudáfrica, y el Mandinka de África Occidental. "Esto significa que los humanos modernos surgieron antes de lo que se pensaba", dice Mattias Jakobsson, genetista de poblaciones de la Universidad de Uppsala, quien encabezó el proyecto junto con la arqueóloga Marlize Lombard, de la Universidad de Johannesburgo.

   El registro fósil del este de África y, en particular, los fósiles 'Omo' y 'Herto', se han utilizado con frecuencia para establecer la aparición de seres humanos anatómicamente modernos hasta hace unos 180.000 años. La estimación más profunda de la divergencia humana moderna hace entre 350.000 y 260.000 años coincide con los fósiles de 'Florisbad' y 'Hoedjiespunt', contemporáneos del 'Homo naledi' de cerebro pequeño en el sur de África.

   "Ahora parece que al menos dos o tres especies de 'Homo' ocuparon el paisaje del África meridional durante este periodo de tiempo, que también representa las primeras fases de la Edad de Piedra Media", dice en un comunicado Marlize Lombard. Será interesante ver en el futuro si encontramos alguna evidencia de interacción entre estos grupos.

   "No encontramos ninguna evidencia de estructura profunda o mezcla arcaica entre los cazadores-recolectores de la Edad de Piedra de África del Sur, en cambio, vemos alguna evidencia de una estructura profunda en la población de África Occidental, pero que afecta sólo a una pequeña fracción de su genoma y es aproximadamente de la misma edad que la más profunda divergencia entre todos los seres humanos", dice Jakobsson.

   Los autores también hallaron que todas las poblaciones de Khoe-San actuales se mezclaban con pastores migratorios de África oriental hace poco más de mil años. "No pudimos detectar esta mezcla extendida de África Oriental antes, ya que no teníamos un grupo 'San' no mezclado como referencia --explica-- Schlebusch. Ahora que tenemos acceso al ADN antiguo de personas que vivían en el paisaje antes de la migración de África Oriental, somos capaz de detectar los porcentajes de mezcla en todos los grupos 'San'. Los porcentajes de mezcla en los 'Khoekhoe', históricamente identificados como pastores, son mayores que los estimados previamente".

ORÍGENES MULTIRREGIONALES DEL 'HOMO SAPIENS'

   De los individuos de la Edad de Hierro, tres llevan al menos un alelo nulo de 'Duffy', protegiéndoles contra la malaria, y dos tienen al menos una variante de resistencia a la enfermedad del sueño en el gen APOL1. Los individuos de la Edad de Piedra no llevan estos alelos protectores. "Esto nos dice que los agricultores de la Edad de Hierro portaron estas variantes de resistencia a la enfermedad cuando emigraron al sur de África", dice Helena Malmström, coautora primera de arqueología en la Universidad de Uppsala.

   Marlize Lombard apunta que "los depósitos arqueológicos que datan la época de la división entre 350.000 y 260.000 años atrás atestiguan que Sudáfrica estaba poblada por cazadores creadores de herramientas-recolectores en ese momento". Aunque los fósiles humanos son escasos, los de 'Florisbad' y 'Hoedjiespunt' son vistos como de transición a los humanos modernos. Estos fósiles pueden ser ancestrales al chico de la Bahía de Ballito y a otros cazadores-recolectores San que vivieron en el sur de África hace 2000 años.

   La transición de los humanos arcaicos a los humanos modernos podría no haber tenido lugar en un solo lugar en África, sino en varios sitios, incluyendo el sur de África y el norte de África, como se informó recientemente. "Así, tanto la evidencia paleoantropológica como la genética apuntan cada vez más a los orígenes multirregionales de los seres humanos anatómicamente modernos en África, es decir, el 'Homo sapiens' no se originó en un lugar en África, sino que pudo haber evolucionado a partir de formas más antiguas en el continente con un flujo genético de grupos de diferentes lugares", plantea Schlebusch.

   "Es notable que ahora podemos secuenciar genomas enteros de restos humanos antiguos, como los de la costa sureste del Sur de África", dice Helena Malmström. As su juicio, esto es prometedor para las diversas investigaciones en curso en África. Estos hallazgos arrojan nueva luz sobre la profunda historia africana de nuestra especie y muestran que todavía hay mucho más que aprender acerca de nuestro proceso hasta convertirnos en seres humanos modernos y que la interacción entre la genética y la arqueología tiene un papel cada vez más importante que desempeñar, según concluyen los autores.