COMUNICADO: Los autónomos, asfixiados por la crisis, obligados a recortar en materia preventiva, según un estudio

Actualizado 29/11/2010 14:37:36 CET

Ocho de cada diez autónomos andaluces y ocho de cada diez sevillanos piensan que la prevención de riesgos laborales supone un gasto excesivo e innecesario

SEVILLA, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

La crisis económica está golpeando con fuerza al colectivo de trabajadores autónomos y ello está provocando que se tambaleen los frágiles pilares referidos a las condiciones mínimas de seguridad y salud laboral en los lugares de trabajo.

Esta afirmación es el fruto del informe realizado en base al Plan de Visitas Técnicas de Asesoramiento que se ha realizado a más 700 trabajadores autónomos, con uno a diez trabajadores asalariados a su cargo, a lo largo del territorio español y en el marco de la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo 2007-2012.

El objetivo de este programa es lograr un mejor y más eficaz cumplimiento de la normativa española en la microempresa y en trabajo por cuenta propia.

Este asesoramiento individualizado in situ, realizado a los autónomos mediante visitas técnicas junto con la realización de una guía práctica sobre 'Prevención y tratamiento efectivo de los trastornos músculo-esqueléticos de origen laboral en el colectivo de los trabajadores autónomos' y un programa de formación integrado por cursos de formación inicial y por oficios para otorgar la tarjeta profesional de la construcción a más de 200 alumnos autónomos, conforman las tres líneas de actuación llevadas a cabo por ATA en colaboración con el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo del Ministerio de Trabajo e Inmigración, dentro del Plan General de Actividades Preventivas de la Seguridad Social 2010 .

Además se presentará, a los medios de comunicación, los resultados de esta campaña en diez ciudades del país.

El asesoramiento llevado a cabo, totalmente personalizado, ha partido de un Chest List previo para enmarcar el contexto preventivo de cada una de los negocios visitados donde se detectó el nivel de implantación y gestión preventiva del autónomo en su trabajo, observando las oportunidades, carencias y barreras que encuentra diariamente este colectivo a la hora de hacer frente a sus obligaciones preventivas.

Una vez obtenidos los datos más esenciales, se hizo un diagnóstico exhaustivo a cada uno de los asesorados, facilitándoles unas recomendaciones y medidas preventivas a llevar a cabo. Las cuales serán revisadas a corto y medio plazo para ver su viabilidad y nivel de implantación.

REALIDAD PREVENTIVA

El 63% de los autónomos asesorados tienen un trabajador a su cargo, el 26% tienen entre dos y cuatro trabajadores y el 11% restante cuentan con cinco o más trabajadores.Ocho de cada diez trabadores autónomos trabaja más de 40 horas a la semana y la media de años en la realización de la actividad que están llevando a cabo es de 9 años. Los sectores en los cuales están integrados los autónomos asesorados son Construcción, Transporte, Servicios, Comercio y Hostelería.

El 66 % de los asesoramientos se han hecho efectivos en el ámbito urbano y el 34% en el ámbito rural.

Esta acción ha supuesto para el 77% de los autónomos la primera vez que recibe asesoramiento directo in situ en materia preventiva desde el inicio de su actividad económica.

Independientemente de que algunos de ellos recurren a un servicio de prevención ajeno para la gestión preventiva, sorprendentemente no han recibido la información referida anteriormente por lo que se deduce que el colectivo carece de una cultura preventiva conformada por la formación e información exhaustiva y progresiva en el lugar del trabajo sobre los riesgos inherentes a cada actividad concreta.

FORMACION E INFORMACION

El 74% de los autónomos visitados desconoce los riesgos laborales a los que se encuentra expuesto en su lugar de trabajo, frente a un 26% que ha recibido información bien por escrito o verbalmente sobre los riesgos laborales a los que se encuentra expuesto.

Como detallaron los asesorados existe en el colectivo un gran desconocimiento a nivel preventivo ya que se asume el riesgo como algo inherente a la labor diaria y se considera como algo inherente al propio negocio y es conocido por la práctica diaria.

Por otra parte y respecto a sus asalariados, un 48% afirma categóricamente que se informa a los trabajadores a la hora de su incorporación sobre los riesgos existentes en el puesto de trabajo y la manera de evitarlos, frente a un 19% que lo hace de forma periódica.

El 62% de los autónomos no ha recibido formación en materia de prevención de riesgos laborales, mientras que solo un 38% ha realizado algún curso monográfico, jornada, taller, sobre esta materia.

GESTION DE LA PREVENCION

El 43% de los autónomos recurre a un servicio de prevención ajeno para gestionar la acción preventiva, un 39% no organiza los recursos preventivos de ninguna forma y tan solo un 18% designa a uno o varios trabajadores o asume personalmente tal actividad.

Los sectores de la construcción y transporte son los que cuentan con la mayor y mejor organización de los recursos preventivos en sus negocios, en detrimento del sector comercio donde se obvia la organización preventiva ya que consideran que están exentos de riesgos y es un gasto importante para la situación actual.

CONTINGENCIAS PROFESIONALES

Tan solo dos de cada diez autónomos (24%), tienen cubiertas las contingencias por incapacidad temporal de carácter profesional. Se vuelve a hacer referencia al gasto a mayores que supone el cubrir esta contingencia, en tiempos de crisis cualquier gasto superfluo debe ser recortado - según afirman los propios trabajadores asesorados- , aunque vaya en detrimento de la salud del propio autónomo.

VIGILANCIA DE LA SALUD

El 61% de los autónomos visitados no se realizan reconocimientos médicos, frente a un 32% que lo hace de forma periódica, un 7% ignora la pregunta. Los motivos para no realizarse los reconocimientos estriban en falta de tiempo, considerar que su salud es óptima, un gasto más que añadir y que son reconocimientos muy básicos - prefieren hacerse un chequeo cuando su médico lo considere oportuno -, entre otros.

El 85% de los autónomos desconoce si es sensible a algún tipo de sustancia o material con que están en contacto y trabajan de forma permanente. No les han realizado ningún estudio o prueba médica al respecto. Siendo proclives por tanto a padecer y desconocer al mismo tiempo, cualquier tipo de enfermedad emergente de índole, químico o biológico.

RIESGOS FÍSICOS Y PSICOLOGICOS

Seis de cada diez autónomos(65%), consideran que están expuestos a altos niveles de estrés y casi nueve de cada diez (89%) reconocen padecer molestias en diversas zonas del cuerpo como son la espalda, nuca, cuello y piernas - entre otros- , afectando así al sistema musculoesquelético.

Los mayores riesgos a los que están expuestos los trabajadores autónomos, están relacionados con las enfermedades emergentes de índole físico y psicosocial. Por ello, se les han facilitado unas pautas y procedimientos específicos para la detección, control y seguimiento del estrés y de los trastornos musculoesqueléticos.

Contacto de prensa:

Arancha Ruiz

600 905 482

arancharuiz@ata.es

(ATA) Autónomos de Andalucía

Teléfono 957 490 700

ata@ataandalucia.com

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies