El Gobierno pone casi un millón más para la gestión de las pulseras telemáticas para maltratadores

Violencia de género
PIXABAY - Archivo
Publicado 20/04/2018 17:30:18CET

    MADRID, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El nuevo contrato del servicio integral del sistema de seguimiento por medio de pulseras destinado a maltratadores tiene un valor estimado de 28,36 millones de euros, lo que supone un incremento en algo más de 900.000 euros con respecto al contrato que se publicó en septiembre y al que ninguna empresa se presentó.

   En esa ocasión, cuando la oferta quedó desierta, el contrato tenía un valor estimado de 27,45 millones y se extendía a tres años prorrogables a seis. El nuevo contrato autorizado, que tiene una duración de dos años y seis meses prorrogables hasta un máximo de cinco, se realiza con el objetivo de poder renovar tecnológicamente los dispositivos de control y "mejorar y dar continuidad" a este servicio.

   Según el Ejecutivo, será publicado "en los próximos días", después de que este viernes 20 de abril el Consejo de Ministros haya aprobado la autorización para contratar el servicio, a propuesta de la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat.

   Fuentes de este departamento ya señalaron que, desde el momento en que el contrato quedó desierto, se trabajaba "en la redacción de unos nuevos pliegos para procurar que exista una demanda efectiva en el mercado que permita su adjudicación ante las limitaciones del mercado en España".

"MÁS ATRACTIVO"

   De hecho, el secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Mario Garcés, aseguró que lo mejorarían y lo haría "más atractivo" para las empresas, además de "ajustarlo a un precio de mercado".

   En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha hecho hincapié en la importancia de este sistema telemático de seguimiento. Al respecto, ha defendido que este tipo de medidas sirven para "evitar" muertes como la de una mujer de 43 años y la de su madre, de 69, presuntamente a manos de la expareja de la primera, que ha sido detenido.