Marina Álvarez destaca el papel de la farmacia andaluza como agente de salud de la población

Marina Álvarez y Antonio Mingorance
EUROPA PRESS
Publicado 13/06/2018 13:33:06CET

CÓRDOBA, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Salud de la Junta de Andalucía, Marina Álvarez, ha destacado este miércoles el papel que desarrollan los cerca de 9.000 profesionales de las más de 3.800 oficinas de farmacias que "ejercen de agentes de salud de la comunidad hasta en el lugar más apartado de Andalucía, suponiendo un gran recurso para cualquier sociedad que se quiera comprometer con la salud de su población".

Así lo ha expresado en Córdoba, durante la inauguración de las VI Jornadas Farmacéuticas Andaluzas, a la que acuden más de 300 profesionales farmacéuticos, de los que ha resaltado su contribución en el buen uso de los antimicrobianos, como medio de prevención de las resistencias antibióticas.

De este modo, ha resaltado la adhesión del Consejo Andaluz de Colegios Farmacéuticos al Programa Integral de Prevención y Control de las Infecciones relacionadas con la Asistencia Sanitaria y uso apropiado de los Antimicrobianos (Pirasoa) de la Consejería de Salud, felicitando al Consejo por el reconocimiento nacional recibido por la campaña de concienciación y prevención que ha impulsado la farmacia andaluza, una iniciativa que ha premiado el periódico especializado 'Correo Farmacéutico' como una de las Mejores Iniciativas Farmacéuticas en 2017.

Asimismo, ha felicitado a la corporación farmacéutica por el premio que le ha otorgado la Escuela Andaluza de Salud Pública al proyecto de 'Asistencia en Nuevos Medicamentos' (2017), para el acompañamiento a pacientes que tienen prescrito un nuevo medicamento de uso crónico, como una de las mejores "iniciativas de alfabetización a pacientes en materia de salud".

Álvarez ha considerado que estas acciones responden al compromiso de la Farmacia Comunitaria para mejorar la atención a los pacientes, adecuándose a las nuevas necesidades sociosanitarias, "apostando por la profesionalidad, la práctica asistencial y el trabajo colaborativo con otros profesionales sanitarios". Este compromiso se ha plasmado en la Declaración de Córdoba, que se ha traducido en una gran legitimidad social para la farmacia andaluza, como agente imprescindible para el cuidado de la salud.

COLABORACIÓN JUNTA-FARMACIAS

En esta línea, ha resaltado la colaboración existente, desde hace 24 años, entre la corporación farmacéutica y la Administración sanitaria andaluza, gracias a la cual "el sector farmacéutico andaluz ha contribuido a mejorar la accesibilidad y la equidad en el ejercicio del derecho a la salud y la calidad de la atención sanitaria y los resultados en salud".

En este sentido, la consejera ha expresado su deseo de seguir trabajando en común para poder afrontar los retos y exigencias que tiene planteadas la atención sanitaria en la actualidad, y ha asegurado que el modelo de farmacia andaluza, "de proximidad" y regulado en la Ley de Farmacia de Andalucía, "está respondiendo con efectividad y eficiencia a los retos del siglo XXI".

Además, ha señalado que las Jornadas contribuyen a la actualización y ha valorado las aportaciones de los profesionales, "que trascienden la atención farmacéutica porque influyen de manera muy importante en el desarrollo social, gracias a la movilización de la economía local y a la gestión responsable, coherente y eficiente de los recursos disponibles".

DEMANDAS DE LOS FARMACÉUTICOS

Por su parte, el presidente del Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, Antonio Mingorance, ha destacado que "Andalucía puede presumir de contar con una sanidad excelente, a la vanguardia de Europa y de los países más avanzados del mundo, con una calidad asistencial de primer nivel, pero Andalucía, como España, tiene el reto de asegurar que puede mantener e incluso aumentar esos niveles de calidad en un nuevo escenario, más exigente y de mayor demanda, con una población envejecida y una prevalencia cada vez mayor de enfermedades complejas y crónicas".

Para ello, según ha dicho, "necesita adoptar medidas estructurales innovadoras que todo el mundo conoce y pregona, pero que no se están adaptando", precisando que "una grandes innovaciones que requiere el sistema sanitario es implicar a las farmacias en la prevención, diagnóstico precoz y mejora de la adherencia de los pacientes crónicos".

Por otro lado y tras reconocer que, al contrario que en otras comunidades autónomas, Andalucía sí que paga a tiempo a las farmacias, Mingorance ha afirmado que "las subastas no representan las fórmulas nuevas que necesitamos para los nuevos retos y ponen además a los farmacéuticos andaluces en situación de desigualdad con respecto a las de otras comunidades".

Por ello, ha solicitado la consejera que apueste "por programas e iniciativas realmente innovadoras, como en su momento fueron las políticas de prescripción por principio activo o la receta electrónica", en los que la Junta de Andalucía fue pionera, y ha ofrecido la absoluta disposición y colaboración de la farmacia andaluza para poner en marcha esas soluciones "disruptivas y estructurales que necesita hoy el sistema sanitario".

RESPUESTA DE LA CONSEJERA

Ante esto, la consejera de Salud ha recordado, en cuanto al gasto farmacéutico en recetas, que se trata de una de las partidas más importantes del presupuesto total del Servicio Andaluz de Salud (SAS), con una importante contribución al PIB de la comunidad autónoma.

Junto a ello, Marina Álvarez ha añadido que el sistema sanitario debe ser "sostenible", insistiendo en que "el gasto en farmacia es uno de los más importantes para la Administración sanitaria, que continuamente incluye innovaciones", que es "importante" que se incorporen a la "cartera de servicios" de la sanidad pública andaluza, pues "dan respuesta a problemas de salud de las personas".

De modo, según ha concluido, hay que hacer "compatible esa asistencia sanitaria de calidad, esa sostenibilidad del sistema sanitario y, al mismo tiempo, poder responder a esas expectativas que tienen en el colectivos de farmacéuticos".

En este sentido y, al igual que ha indicado Mingorance, ha opinado que, "aunque haya puntos de desencuentro, siempre hemos tenido el diálogo, el compromiso y la lealtad de trabajar en equipo", y así seguirán, "para intentar dar respuesta" a los diferentes puntos de vista, a la vez que se mantiene "un sistema sanitario que sea sostenible, eficiente y de calidad".