La estación de Alcázar Genil del metro de Granada recibe un premio de Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo

Publicado 20/07/2018 17:59:13CET

GRANADA, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

La XIV Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo, celebrada este año en la ciudad de Santander, ha premiado en el Panorama de Obras a la estación de Alcázar Genil del Metropolitano de Granada, valorando la funcionalidad del espacio público en armonía con la creatividad en las obras.

De esta forma, este evento que otorga los premios de máximo reconocimiento a la arquitectura en España, ha galardonado a 23 obras arquitectónicas nacionales e internacionales entre las que se encuentra la estación del metro Granada diseñada arquitectónicamente por el desaparecido Antonio Jiménez Torrecillas, según informa la Junta.

Se trata de un premio que reconoce la labor promotora de la Consejería de Fomento y Vivienda, a través de la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía, y el trabajo tanto de la empresa constructora, dirección de obras y Estudio de Arquitectos de Jiménez Torrecillas, encargado de la integración de los restos de un albercón almohade hallado durante las obras de construcción del túnel del metro, en la citada estación de Alcázar Genil.

En la entrega de los premios ha estado presente la viceconsejera de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía, Nieves Masegosa, y el equipo técnico tanto de la Administración autonómica como de las empresas contratistas.

La XIV Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo pone el acento este año en el concepto de habitar como fundamento de la arquitectura y de la humanización de la ciudad.

Esta idea destaca las obras arquitectónicas "por su calidad y cualidad de los espacios, ya sean domésticos o públicos" como es el caso de la estación de metro de Alcázar Genil. La Bienal valora de esta forma la vida en sociedad, los espacios, la cercanía de los lugares sin merma de la creatividad de las obras".

La Estación de Alcázar Genil pone en valor la ingeniería antigua que representa la alberca del siglo XIII, con la ingeniería contemporánea, ambas de una calidad incuestionable.

El autor del proyecto, el arquitecto Antonio Jiménez Torrecillas, estableció una solución técnica que permitiera mantener los restos arqueológicos en el mismo espacio en el que fueron encontrados y a su vez se integraran con la funcionalidad de la estación en un diálogo de materiales, espacios, luz y tecnología.

Por lo tanto, el proyecto original, los itinerarios peatonales, ascensores y elementos estructurales se modificaron de manera que el monumento histórico quedase al alcance de todos los usuarios del metro, acentuando su importancia y manteniendo la función pública del transporte metropolitano.