El colegio San Félix de Ortuella, Premio Vasco de Innovación por crear naves educativas y vaciarlas de ruido

Aula del colegio San Félix de Ortuella
COLEGIO SAN FÉLIX
Publicado 11/12/2017 11:42:52CET

El proyecto de descontaminación acústica en las aulas ha permitido reducir los decibelios a la mitad en los últimos cuatro años

BILBAO, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El colegio San Félix de Ortuella (Bizkaia) ha sido galardonado con el Premio Vasco de Innovación por sus proyectos de 'Descontaminación acústica de las aulas' y 'Nuevos espacios educativos', que han permitido la creación de "aulas vacías de ruidos" y "romper" la estructura tradicional de las aulas, para dar lugar a espacios educativos sin pasillos ni puertas y con cristaleras en lugar de paredes.

Estos dos proyectos, además del proceso de gestión hacia la innovación y la introducción de nuevas metodologías educativas, ha convertido al colegio San Félix de Ortuella en el centro eductivo "más innovador de Euskadi", según Euskalit, la Fundación vasca para la Calidad.

El centro educativo vizcaíno recogerá este martes, 12 de diciembre, el Premio Vasco Gestión Avanzada en Innovación en una gala que se celebrará en el Kursaal donostiarra, a las 18.30 horas, y en la que participarán, entre otros, la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, el consejero de Salud, Jon Darpón, la consejera de Empleo y Políticas sociales, Beatriz Artolazabal, y la viceconsejera de Educación, Maite Alonso, junto al presidente de Euskalit, José Hernández.

Este proceso de mejora, que comenzó en 2008 en este centro con 600 alumnos y ubicado en el centro de Ortuella, ha posibilitado la reestructuración de los espacios, "rompiendo la estructura tradicional de las aulas, para dar lugar a espacios educativos sin pasillos ni puertas y con cristaleras en lugar de paredes", ha explicado la directora del centro, Nieves Fernández.

Ahora, en estos nuevos espacios "diáfanos y polivalentes" conviven alumnos de diferentes grupos y niveles para desarrollar "una educación diferente que apuesta por el aprendizaje basado en proyectos de comprensión", ha indicado Fernández, para añadir que "la interacción entre alumnos, los trabajos que desarrollan, hacen necesario espacios que faciliten la movilidad, sin estar atados ni al tradicional pupitre ni al aula".

Técnicos de la multinacional IKEA han asesorado al centro para lograr espacios higiénicos, de fácil acceso, seguros, bien iluminados y cuyo colorido y textura contribuyen a crear ambientes agradables, alegres y cálidos.

De esta forma, surgen las aulas abiertas, en las que los alumnos no están separados por grupos y comparten conocimiento, o espacios como la mediateca y la 'new technology zone', donde los alumnos tienen acceso a todo tipo de material tecnológico para desarrollar su proceso educativo. Incluso, la terraza del centro, antaño un espacio infrautilizado, se ha convertido en un 'aula' educativa.

DISPERSIÓN DE ONDAS SONORAS

Unido a todo ello, el colegio de Ortuella, perteneciente a la red de Centros Diocesanos, ha implantado el proceso de descontaminación acústica, que le ha permitido reducir el ruido de las aulas a la mitad en los últimos cuatro años y un tercio en el comedor.

Además de la nueva configuración arquitectónica del centro, que posibilita la dispersión de las ondas sonoras para absorber la reverberación, San Félix ha puesto en marcha diversas acciones dirigidas a reducir los decibelios y materializadas en los espacios, aulas, pasillos y comedor, en la organización del estudio, o en la promoción del silencio entre los alumnos.

Así, el proyecto de descontaminación acústica se ha plasmado en un plan de acciones, como el cambio de hábitos de los alumnos en sus desplazamientos o conversaciones, en la protección de las patas de mesas y sillas, en la adquisición de hábitos de comportamiento en los recreos, ejercicios de relajación, tutoriales sobre el tono de voz, gestión y planificación del comedor, entre otros muchos ejercicios.

"Esta reducción del ruido nos ha llevado, sin duda, a aumentar el rendimiento intelectual de los alumnos, el gran objetivo de descontaminación acústica", ha explicado Fernández.

El colegio San Félix recibió en 2016 recibió la A de Oro de Gestión Avanzada, lo que le convirtió en el primer centro educativo de Euskadi en hacerse con el galardón. El jurado de Euskalit, ahora, reconoce los cuatro proyectos presentados y, en su fallo, destaca de ellos su "novedad, utilidad, alcance, orientación hacia los grupos de interés y la obtención de resultados".

"Este premio no solo es un reconocimiento al trabajo bien hecho, es también un estimulo a la cultura de la mejora que hemos introducido entre todos tanto en el colegio como en nuestro entorno. Sin duda, también supone un plus a la confianza de las familias", ha afirmado la directora de San Félix.