Dos incendios activos obligan a desalojar casas en Vilagarcía y Cotobade mientras remiten los de Corrubedo

Incendio de Cotobade (Pontevedra)
EUROPA PRESS
Actualizado 08/08/2016 22:07:49 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

Dos incendios forestales que todavía permanecen activos en la provincia de Pontevedra, en Caldas de Reis y Cotobade, han obligado este lunes al desalojo de distintas viviendas; mientras que uno de los fuegos que afectó al parque natural de Corrubedo, en Ribeira (A Coruña), está ya controlado y el otro quedó definitivamente extinguido.

Son varias las personas que han tenido que dejar sus casas en el núcleo de Castroagudín, en Vilagarcía de Arousa, a causa del incendio originado en el vecino ayuntamiento caldense y que ya supera las 100 hectáreas afectadas; así como en el lugar de Vilanova, en Cotobade, donde han ardido unas 50 hectáreas.

El primero de estos fuegos comenzó minutos antes de las 16,00 horas de este lunes en la parroquia de Saiar, en Caldas, y la fuerza del viento está dificultando su extinción. En la zona hay un técnico, cinco agentes, 14 brigadas, seis motobombas, dos palas y un tractor, mientras el helicóptero ha realizado ya una decena de pasadas por dos del avión.

En el caso de Cotobade, los servicios de extinción, formados por dos agentes, 10 brigadas, cuatro motobombas, dos palas y efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), llevan trabajando desde las 17,20 horas en la parroquia de Tenorio. El helicóptero ha dejado, hasta el momento, nueve descargas.

40 HECTÁREAS DE PARQUE NATURAL

En cuanto a los daños causados por los dos incendios en el parque natural de las Dunas de Corrubedo, las primeras estimaciones de la Xunta se sitúan en casi 40 hectáreas. Comenzaron casi al mismo tiempo, pues del primero (Carreira) se tuvo constancia sobre las 00,30 horas y del segundo (Olveira), escasos minutos antes de la una de la madrugada.

El de la parroquia de Carreira, que arrasó 70 hectáreas de las cuales 26 forman parte del parque de las dunas, ya se encuentra controlado; mientras que el de Olveira, que está extinguido, se desarrolló íntegramente en el espacio natural y afectó a 13 hectáreas (cuatro arboladas y el resto de monte raso).

Por último, el incendio registrado en la noche del domingo (cerca de las 21,30 horas) en el municipio coruñés de Rianxo, que arrasó unas 30 hectáreas (de las que 25 eran arboladas) quedó también extinguido.