Frutales para combatir el fuego y frenar la expansión del eucalipto

 

Frutales para combatir el fuego y frenar la expansión del eucalipto

Contador
Publicado 02/07/2017 11:19:02CET

   Ames (A Coruña) toma la iniciativa y subvenciona el 80% de los trabajos, mientras otros municipios recuerdan que compete a la Xunta

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El combate de los incendios forestales y la lucha contra la expansión del eucalipto en favor de especies autóctonas son los criterios que ha seguido el Ayuntamiento de Ames (A Coruña) para poner en marcha un programa "pionero" de sustitución de árboles considerados inflamables por otros con mayor resistencia a las llamas.

   Con la imagen en la retina de una pequeña aldea portuguesa rodeada de robles y castaños que se salvó del incendio de Pedrogão, este municipio vecino a Santiago ha decidido poner en valor una estrategia que arrancó hace varios meses en la aldea de Piñeiro y que se extenderá por todos sus núcleos.

   En concreto, en conversación con Europa Press, el alcalde, el socialista José Miñones, ha enmarcado esta estrategia dentro del plan diseñado por su gobierno para tratar de prevenir los incendios forestales. Tanto es así que parte de las brigadas de extinción continúa en Ames después del verano para colaborar en las labores de plantación.

   Como ha explicado, tras una fase inicial de hablar con los vecinos de cada lugar y de lograr su visto bueno, se firma un convenio por el que el ayuntamiento se hace cargo del 80 por ciento de los gastos de limpieza del monte y de repoblación con unas especies que se deciden entre los técnicos municipales y los propietarios del suelo.

UN MILLAR DE FRUTALES

   En la aldea que protagoniza este plan piloto, donde las actuaciones abarcan 37 fincas, los árboles escogidos son castaños, nogales, avellanos y cerezos. Son un millar de ejemplares distribuidos en unas dos hectáreas, que posibilitarán a sus dueños obtener un beneficio económico diferente del maderero.

   Ante la "buena" acogida que ha tenido este plan entre los vecinos de Piñeiro, los trabajos continuarán a la vuelta del verano en Aldea Nova, una zona muy castigada por el fuego en la que también se modificará la vegetación en el perímetro de las viviendas.

¿QUIÉN LO PAGA?

   Una de las cuestiones que hacen único este programa de reforestación es que se financia íntegramente a costa de las arcas municipales; puesto que, si bien son varios los ayuntamientos gallegos que han sacado adelante mociones en contra de la expansión del eucalipto, ninguno ha dispuesto aportaciones económicas.

   "Esas ayudas son competencia de la Xunta", recalca el alcalde de Bueu (Pontevedra), el nacionalista Félix Juncal, quien recuerda que los municipios no tienen ni la capacidad para actuar en esta materia ni los recursos suficientes.

   En su ayuntamiento se ha aprobado una iniciativa para reclamar que se compense a los propietarios de los montes a cambio de que erradiquen los eucaliptos, y la idea del regidor es que sirva también para "concienciar y sensibilizar del problema" que para nuestros montes supone "mantener el actual nivel de ocupación" de esta especie.

   Algo similar ocurre en Teo (A Coruña), donde también han apoyado una propuesta "declarativa", en palabras del primer edil, Rafael Sisto (Anova), que aboga por la plantación de especies autóctonas.

   De igual modo, en el ayuntamiento lucense de Folgoso do Courel, liderado por la popular Dolores Castro, se han declarado "libres de eucaliptos", y aspiran a erradicar los escasos ejemplares que albergan de esta especie en favor de los castaños.

EL COSTE ES "MUY ALTO"

   También en O Grove (Pontevedra), se han dado pasos. Además de comprometerse a erradicar los eucaliptos de las zonas públicas, como destaca su alcalde, José Antonio Cacabelos (PSOE), se requiere a la Xunta que no permita repoblar con estos árboles para así "ir cambiando la fisonomía del monte gallego".

   En paralelo, hace hincapié en que el Ejecutivo gallego "debería dar ayudas" para fomentar que se eliminen las especies pirófilas y se reforeste con árboles autóctonos, que "se comportan mejor contra el fuego". Porque el coste de acometer esos trabajos, esgrime, es "muy alto".

   Tanto es así que el gobierno local de Ames ha buscado cofinanciación de la Xunta, un aspecto en el que no ha tenido éxito a pesar del "interés" mostrado por la conselleira do Medio Rural, Ángeles Vázquez, en torno a su proyecto.

"INVERTIR EN PROTECCIÓN"

   A partir de ahí, consciente de que la prevención de incendios forestales a través, por ejemplo, de la limpieza de parcelas, también forma parte de las responsabilidades municipales, este ayuntamiento ha decidido actuar.

   "Decidimos invertir en protección", ha resumido el amiense, quien espera que este programa "pionero" pueda servir de guía para otras localidades.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies