Condenado a cinco años de cárcel el sacerdote Benigno Moure

 

Condenado a cinco años de cárcel el sacerdote Benigno Moure

 

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El director de la Fundación San Rosendo, el sacerdote Benigno Moure, ha sido condenado a cinco años de cárcel por un delito continuado de apropiación indebida de la herencia de una anciana incapacitada que estaba ingresada en uno de los centros geriátricos de esta entidad y es inhabilitado durante tres años para presidir, gestionar o representar a instituciones de carácter asistencial.

   El fallo de la Audiencia Provincial de Ourense, al que ha tenido acceso Europa Press, condena también al sacerdote a devolver 573.673 euros, más los intereses legales, al denunciante y sobrino de la anciana, César Vázquez Romero, de cuyo abono efectivo debe responder de forma subsidiaria la Fundación San Rosendo. Además, también se imponen a Benigno Moure diez meses de multa a razón de seis euros diarios.

   Por contra, Benigno Moure es absuelto de los delitos de falsificación de documentos público y mercantil, así como de los delitos de estafa. No obstante, el notario Alejo Calatayud sí es condenado a pagar una multa durante ocho meses, a razón de 15 euros diarios, por falsificación por imprudencia grave de un documento público, aunque sí queda absuelto de las acusaciones de estafa que le imputaba la acusación particular.

   La sentencia de la Audiencia Provincial, contra la cual cabe interponer recurso de casación, estima probado que el sacerdote se aprovechó del "deterioro progresivo e irreversible de la capacidad intelectiva" de María Vázquez Covela --que sufría una demencia senil-- "con la intención de transferir ilícitamente a la Fundación San Rosendo" el dinero de sus cuentas y el obtenido tras la venta de varias propiedades de la anciana y de su marido, que ya había fallecido.

   INCAPACIDAD

   María Vázquez Covela sufría una "demencia senil incipiente con trastornos de comportamiento, alteración de la memoria y del razonamiento" cuando, junto a su marido, que padecía Alzheimer, ingresaron en la residencia geriátrica de Pereiro de Aguiar (Ourense) 'Os Gozos', de la que es presidente apoderado Benigno Moure.

   Según la sentencia, el matrimonio, que era natural de O Carballiño, disponía de un "importante capital en dinero" y de "un significado patrimonio inmobiliario" que, cuando falleció la anciana en 2003, estaba "todo disipado". Las transferencias bancarias empezaron en agosto de 1999, un año después del ingreso del matrimonio, en julio de 1998, en una residencia de San Rosendo debido "al estado de abandono" en el que vivían.

   El juicio contra Benigno Moure se desarrolló el 2 y 3 de abril pasados en la Audiencia Provincial de Ourense y declararon tres peritos y una veintena de testigos. El fiscal solicitaba 14 años de prisión y la inhabilitación del presidente de la Fundación San Rosendo para dirigir o apoderar cualquier entidad dedicada al cuidado de ancianos, mientras que la acusación particular pedía 40 años de cárcel para el sacerdote.

   SENTENCIA INSUFICIENTE

   En declaraciones a Europa Press, el sobrino de la anciana, César Vázquez Romero, que era su único heredero, calificó de "ridícula" la sentencia, tanto en los términos económicos como en la inhabilitación a Moure de "sólo tres años" para dirigir instituciones asistenciales. "Este señor no puede ejercer jamás porque casos como el de mi tía podrían volver a repetirse", advirtió.

   Además, estimó "insuficiente" que Benigno Moure tenga que devolver los 573.673 euros de la herencia de la anciana más los intereses legales porque defendió que supone "perder mucho poder adquisitivo" respecto a hace diez años. Por ello, aseguró que, junto a sus abogados, mirará "con lupa" la sentencia, pero avanzó que es "casi seguro que se va a recurrir".

   Asimismo, reclamó que el Parlamento gallego impulse una auditoría externa de las cuentas de la Fundación San Rosendo porque alertó de que, "en estos años creció de manera desorbitada" en un sector en el que cree que "es imposible hacer ese capital en tan poco tiempo". En este sentido, apeló a la responsabilidad de la Administración autonómica para vigilar el uso de fondos públicos porque, según sus datos, "el año pasado San Rosendo recibió cuatro millones de euros en subvenciones públicas".

   César Vázquez Romero criticó que San Rosendo reciba la denominación de fundación benéfica cuando "aplica unas tarifas muy altas" y sus empleados cobran "una miseria". El sobrino de la anciana también aseguró conocer "más casos" de apropiación indebida por parte de esta fundación que "estaban esperando por esta sentencia para reactivar su causa".

   ENTRAMADO SAN ROSENDO

   La Fundación San Rosendo se constituyó en 1992 con funciones de asistencia social, de forma que ha desarrolla un entramado de centros dedicados al cuidado de ancianos, inválidos y necesitados, alcohólicos, minusválidos físicos y psíquicos y pobres, aunque también ofrece servicio a domicilio a personas y familias necesitadas, guarderías infantiles y comedores sociales.

   Actualmente cuenta con 54 centros, la gran mayoría de los cuales --48-- se dedican a la atención geriátrica, pero la red de San Rosendo se ha extendido a otros sectores como el hostelero, de forma que tiene siete centros del Grupo Caldaria, cuatro hoteles y tres balnearios.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies