Alemania, EEUU, España, Francia, Reino Unido e Italia, preocupadas por la situación en Zueitina

Actualizado 10/08/2016 14:06:45 CET

PARÍS, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los Gobiernos de España, Alemania, Estados Unidos, Francia, Italia y Reino Unido han expresado este martes su preocupación por la situación en la terminal petrolera de Zueitina, en el centro de Libia, al tiempo que han hecho un llamamiento a la calma y han manifestado su respaldo al Gobierno de unidad nacional para encontrar una solución a las tensiones actuales.

"Los Gobiernos de Alemania, España, Estados Unidos, Francia, Italia y Reino Unido expresa su preocupación por las tensiones crecientes en torno a la terminal petrolera de Zueitina, en la zona central de Libia", han afirmado los seis países, en una declaración conjunta difundida por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Libia.

Los países firmantes han manifestado su "apoyo" al Gobierno de unidad nacional en sus esfuerzos para encontrar "una solución pacífica" a las "perturbaciones" que afectan a las exportaciones energéticas de Libia.

Tras dejar claro que es indispensable que las autoridades "legítimas" libias recuperen "el control total" de las instalaciones, los seis países han pedido a "todas las partes" que eviten "cualquier acción que pueda dañar" las infraestructuras energéticas del país norteafricano.

Los Gobiernos de Francia, Alemania, España, Estados Unidos, Italia y Reino Unido han reiterado su "total apoyo" al Ejecutivo de unidad nacional y han recordado que la resolución 2278 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas establece que las instituciones financieras de Libia y la Compañía Nacional del Petróleo "deben beneficiar a todos los libios".

"El Gobierno de unidad nacional debe abrir con la Compañía Nacional del Petróleo un diálogo para relanzar la producción para reconstruir la economía libia", han subrayado. En su opinión, la reactivación de las exportaciones de crudo es "crucial" para que Libia logre los recursos que le permitan satisfacer las "necesidades esenciales del pueblo libio, "especialmente la electricidad, la sanidad y las infraestructuras".