Ashton avisa a Israel que la UE "actuará en consecuencia" tras nuevas viviendas autorizadas en colonias

Actualizado 05/06/2014 18:52:01 CET

BRUSELAS, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, ha lamentado la nueva autorización por parte del Gobierno israelí de cerca de 1.500 viviendas en asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este porque "este paso no ayuda a los esfuerzos de paz" y ha avisado de que la UE "actuará en consecuencia".

"Estamos profundamente decepcionado de que la Administración de Tierra israelí haya publicado nuevos contratos para 1.466 unidades de vivienda en asentamientos en Jerusalén Este y en el reste de Cisjordania. Este paso no ayuda a los esfuerzos de paz", ha criticado Ashton en una nota.

La jefa de la diplomacia europea ha recordado que la UE y sus Estados miembros han pedido de forma repetida a ambas partes que "ejerzan la máxima contención y eviten cualquier acción unilateral que pueda socavar más los esfuerzos de paz y la viabilidad de una solución de dos Estados, tales como la expansión continuada de los asentamientos", la última vez en mayo.

"La UE ha prometido continuar vigilando la situación y actuar en consecuencia", ha avisado Ashton, que ha reiterado el compromiso de los Veintiocho de "aplicar de forma plena y efectiva la legislación existente en materia de asentamientos" que impide que se beneficien de ventajas arancelarias para entrar al mercado europeo.

Ashton ha instado a Israel a "revertir" su decisión sobre las nuevas viviendas y a "dirigir todos sus esfuerzos hacia la pronta reanudación de las discusiones de paz". "Lo que necesitamos ahora es una implicación constructiva a fin de crear el clima adecuado para reanudar las negociaciones", ha concluido.

La Unión Europea publicó el pasado 19 de julio directrices por las que se excluirá a las compañías israelíes radicadas en los territorios ocupados palestinos desde junio de 1967 de subvenciones, premios e instrumentos financieros de la UE a partir del 1 de enero de 2014, especialmente los asentamientos, que fueron muy criticadas por Israel.

España y otros doce países --Reino Unido, Francia, Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Portugal y Eslovenia_reclamaron, en abril de 2013, en una misiva a Ashton directrices para etiquetar de forma correcta los productos de los asentamientos con el objetivo de que los consumidores no se vean engañados y tengan la elección.

La actual legislación europea no obliga a diferenciar en el etiquetado si los productos se producen en Israel o en los territorios ocupados palestinos, pero sí deja claro que los productos producidos en las colonias consideradas ilegales por la UE no pueden beneficiarse de ventajas arancelarias para entrar en el mercado comunitario.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies