El Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprueba una investigación de la represión israelí en Gaza

Foto de archivo de las protestas en el día del traslado de la Embajada de EEUU
REUTERS / IBRAHEEM ABU MUSTAFA
Publicado 18/05/2018 17:30:55CET

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU, reunido este viernes de urgencia para debatir la represión de las fuerzas israelíes contra las manifestaciones palestinas en la Franja de Gaza, ha aprobado la apertura de una investigación para esclarecer los posibles crímenes, a pesar de las críticas del Gobierno de Benjamin Netanyahu.

La resolución que proponía la creación de una comisión 'ex profeso' para analizar la situación ha sido aprobada con 29 votos a favor, 14 abstenciones y dos votos en contra, los de Estados Unidos y Australia. España ha votado 'sí', mientras que otros países europeos como Reino Unido, Alemania, Eslovaquia, Hungría o Croacia han optado por la abstención.

Al inicio del debate, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Husein, ha acusado al Gobierno de Israel de mantener a los 1,9 millones de gazacíes "encerrados en un gueto tóxico desde que nacen hasta que mueren" y le ha instado a cambiar sus actuales medidas de presión: "Terminad la ocupación y la mayor parte de la violencia y la inseguridad desaparecerá".

Zeid, promotor de una investigación "internacional, independiente e imparcial" sobre las muertes de decenas de palestinos por disparos israelíes, ha advertido de que el uso de la fuerza letal contra manifestantes puede constituir un crimen de guerra. En este sentido, considera que la actuación de Israel fue "desproporcionada".

Israel ha aprovechado el foro de Ginebra para volver a justificar sus últimas actuaciones y, por boca de su embajadora, Aviva Raz Shechter, ha insistido en que los militares se limitaron a defender la frontera de los "terroristas" de Hamás, a los que ha acusado de servirse de la población civil como escudos humanos, según la agencia Reuters.

Para la embajadora, el debate de este viernes demuestra que el Consejo de Derechos Humanos ha recuperado "la peor forma de su obsesión contra Israel". "Esta sesión especial, la resolución y el llamamiento para establecer una comisión de investigación tienen motivaciones políticas y no cambiarán la situación sobre el terreno ni un ápice", ha zanjado