EEUU aprueba la venta de armas a Taiwán por valor de 4.700 millones

Actualizado 04/10/2008 22:09:27 CET

TAIPEI, 4 Oct. (Reuters/EP) -

El Gobierno estadounidense aprobó ayer un pacto de venta de armas a Taiwán por valor de 6.500 millones de dólares (unos 4.700 millones de euros), un gesto visto desde la isla como un signo de acercamiento entre Washington y Taipei tras años de desconfianza, según indicaron fuentes oficiales taiwanesas.

Sin embargo, el acuerdo ha sido duramente criticado desde China, aunque los analistas no consideran que este acuerdo sea motivo de un incremento de la tensión entre Pekín y Washington, ya que su aprobación coincide con la recta final del mandato del presidente George W. Bush.

"El acuerdo demuestra que Taiwán y Estados Unidos han desarrollado una fuerte confianza", afirmó un portavoz de la Presidencia taiwanesa, Tony Wang, en rueda de prensa. "Esto contrasta radicalmente si lo comparamos con la época de la administración anterior, cuando había mucha desconfianza", dijo.

El ex presidente taiwanés Chen Shui Bian y su administración mantenían una retórica antichina que incrementó las tensiones con Pekín y Washington y provocó un aplazamiento de los planes de venta de armas a la isla. Esta congelación concluyó ayer con la aprobación de un plan que prevé la venta de 30 helicópteros de ataque Apache de Boeing, 330 misiles Patriot y 32 misiles submarinos Harpoon.

Además de Boeing, también se beneficiarán del acuerdo otras contratistas como General Electric, Lockheed Martin, Northrop Grumman, Raytheon y la británica BAE Systems. El Pentágono estima que esta venta encaja con la Ley de Relaciones con Taiwán, que obliga a Washington a ayudar a Taiwán a defenderse.

Los congresistas estadounidenses disponen de 30 días para anular el dictamen presidencial, pero todo apunta a que esto no se producirá, ya que será clave para garantizar la estabilidad entre Taiwán y China, uno de los contenciosos más preocupantes de Asia, según la percepción de Washington y Taipei.

"La decisión estadounidense no sólo contribuye a mejorar nuestras capacidades de defensa, sino que también sirve para garantizar la estabilidad en el estrecho de Taiwán", afirmó una portavoz del Ministerio de Defensa taiwanés, Chi Yu Lan.

Mientras, el viceministro de Asuntos Exteriores chino, He Yafei, manifestó su dura protesta ante la Embajada estadounidense en Pekín, informó el Ministerio en un comunicado. "Es una interferencia gratuita en los asuntos internos chinos, pone en peligro la seguridad nacional y perturba y obstruye el desarrollo pacífico de las relaciones", dijo.

"Inevitablemente ha levantado una fuerte indignación del Gobierno y el pueblo chinos (...). La parte china se reserva el derecho a una respuesta posterior", agregó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies