El Gobierno francés desarrolla una alternativa a WhastApp y Telegram para garantizar la seguridad

Facebook y WhatsApp
PIXABAY
Publicado 16/04/2018 19:28:55CET

PARÍS, 16 Abr. (Reuters/EP) -

El Gobierno francés está trabajando en su propio servicio de mensajería encriptada ante el riesgo de espionaje de las conversaciones entre altos cargos franceses que utilizan otras aplicaciones de mensajería como WhatsApp o Telegram, este último uno de los favoritos del presidente Emmanuel Macron.

Unos 20 altos cargos están probando ya la nueva aplicación, ha informado una portavoz del Ministerio Digital. La aplicación será de uso obligatorio a partir del verano. "Necesitamos hallar el modo de tener un servicio de mensajes encriptados que no sean encriptados por Estados Unidos o Rusia", ha señalado la portavoz. "Uno empieza a pensar en las posibles violaciones que podrían ocurrir, como vimos con Facebook, de modo que debemos asumir el liderazgo", ha añadido.

Facebook compró WhatsApp en 2014 y ha sido muy criticada por la fuga de datos personales de millones de usuarios que terminaron en manos de la empresa de asesoría política Cambridge Analytica.

La aplicación de mensajes encriptados del Gobierno francés ha sido desarrollada basándose en un programa de libre uso hallado en Internet y podría ponerse a disposición de toda la ciudadanía, según la portavoz, que no ha querido publicar el nombre ni de ese programa ni del servicio de mensajería.

MACRON, USUARIO DE TELEGRAM

El círculo más cercano a Macron emplea Telegram incluso desde que preparaban la campaña que les llevó al Elíseo el año pasado y por eso quieren desarrollar un servicio de mensajería encriptado que no pueda ser espiado, según ha revelado uno de los asesores del presidente.

De hecho, la aplicación de la empresa de seguridad Thales que tienen obligatoriamente instalados en sus teléfonos los altos cargos franceses impide la instalación de WhatsApp o Telegram.

Telegram es un programa ruso en su origen, aunque han trascendido conflictos entre la empresa y las autoridades rusas y este mismo lunes el Gobierno ha bloqueado el uso de la aplicación por negarse sus responsables a entregar el código de desencriptación. Estados Unidos en cambio es propiedad de una empresa estadounidense y defiende, al igual que Telgram, que los mensajes están encriptados desde el principio al final de la comunicación.