Judíos ultraortodoxos entran ilegalmente en la tumba del patriarca José

Actualizado 30/05/2011 14:11:26 CET

JERUSALÉN, 30 May. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de unos 200 judíos ultraortodoxos ha entrado ilegalmente durante esta noche en la tumba del patriarca José, al sur de Nablús, en Cisjordania, lo que ha provocado la intervención del Ejército israelí. El pasado 24 de abril un colono judío murió por disparos de policías palestinos cuando intentaban cruzar por la fuerza un control de seguridad tras visitar ilegalmente esa misma tumba.

Un portavoz del Ejército hebreo ha explicado que los ultraortodoxos, encabezados por activistas de extrema derecha, "pusieron en grave peligro sus vidas" con su acción, según declaraciones a la prensa israelí.

Medio centenar de ultraortodoxos se encaramaron a la cubierta del edificio que alberga la tumba para reivindicar que la zona vuelva a estar bajo control absoluto israelí. Los militares israelíes intervinieron para intentar dispersar la protesta.

"Este tipo de comportamiento pone en peligro sus vidas y las vidas de los soldados del Ejército israelí, que tuvieron se vieron obligados a intervenir en pleno día en el centro de Nablús", ha explicado un portavoz militar.

Horas antes más de 1.600 judíos visitaron legalmente la tumba de José en una operación coordinada entre las autoridades palestinas y el Ejército israelí.

Este lugar de culto hebreo ya fue motivo de un incidente grave el pasado 24 de abril, cuando un colono ultraortodoxo, Ben Yosef Livnat, sobrino de la ministra de la ministra de Cultura y Deportes Limor Livnat, murió por los disparos de policías palestinos cuando los tres vehículos en los que viajaban unos 15 colonos ultraortodoxos --incluido Livnat-- intentaron cruzar por la fuerza un control policial palestino cuando regresaban de una visita ilegal a la tumba.

Ayer domingo, el Ejército israelí hizo público el resultado de una investigación que sostiene que los policías palestinos mataron de forma intencionada a Livnat. Según este informe, los policías dispararon "con malicia" contra los vehículos de los colonos, con la intención de herirles. El primer ministro hebreo, Benjamin Netanyahu, no dudó en calificar de "asesinato" la muerte de Livnat apenas unas horas después de producirse.