Un político húngaro propone crear una lista de judíos que supongan "un riesgo"

Actualizado 27/11/2012 15:47:26 CET

BUDAPEST, 27 Nov. (Reuters/EP) -

El político húngaro de extrema derecha, Marton Gyongyosi, ha instado al Gobierno del país a elaborar una lista de judíos que suponen "un riesgo para la seguridad nacional", levantando la indignación entre los líderes judíos que ven ecos de las políticas fascistas que llevaron al Holocausto.

El líder del partido político Jobbik, el tercero más importante del país, ha señalado que la lista es necesaria debido a las tensiones generadas tras el reciente conflicto de la Franja de Gaza y que debería incluir a miembros del Parlamento.

Los rivales políticos de Gyongyosi han denunciado frecuentemente los insultos antisemitas y la dura retórica que emplea contra la minoría gitana del país. Sin embargo, Jobbik nunca antes había hecho un llamamiento público para la creación de una lista de judíos.

El llamamiento llega después de que el secretario de Estado para los Asuntos Exteriores, Zsolt Nemeth, anunciara que Budapest estaba a favor de una solución pacífica al conflicto entre israelíes y palestinos que beneficiara tanto a los israelíes con ascendencia húngara como a los judíos húngaros y a los palestinos que viven en Hungría.

Según un vídeo publicado a última hora del lunes en la página web del partido Jobbik, Gyongyoni declaró ante el Parlamento que ya sabía "cuánta gente de ascendencia húngara vive en Israel y cuantos judíos israelíes viven en Hungría".

"Creo que un conflicto como ése hace que sea oportuno registrar a la gente de ascendencia judía que vive aquí, especialmente a aquellos que trabajan en el Parlamente de Hungría o en su Gobierno, ya que representan un riesgo para la seguridad nacional de Hungría", explicaba el líder de Jobbik en el vídeo.

"Soy un superviviente del Holocausto", ha declarado el director ejecutivo de la Asociación de Congregaciones de Judíos de Hungría, Gusztav Zoltai. "Para la gente como yo, esto genera un temor salvaje, a pesar de que está claro que esto sólo tiene fines políticos. Esto es la vergüenza Europa, la vergüenza del mundo", ha añadido.

El Ejecutivo húngaro ha publicado una concisa condena sobre estos comentarios. "El Gobierno rechaza estrictamente las voces extremistas, racistas, antisemitas de cualquier tipo y hace todo lo posible por suprimirlas", ha manifestado la oficina del portavoz del Gobierno.

Gyongyosi ha tratado de restarle importancia a sus comentarios este martes argumentando que se refería a los ciudadanos con la doble nacionalidad húgaro-israelí. "Pido disculpas a mis compatriotas judíos por mis declaraciones que han podido ser malinterpretadas", ha replicado en la página web de su partido.

El discurso antisemita de Jobbik evoca de forma frecuente un libelo de sangre con varios siglos de antigüedad que acusa a los judíos de usar sangre cristiana en sus actos religiosos. " Jobbik ha pasado de representar supersticiones medievales a representar abiertamente a la ideología nazi", ha afirmado el rabino jefe de la Congregación Judía Unificada de Hungría, Slomo Koves.

Jobbik se registró como partido político en el año 2003 y fue ganando influencia a medida que se radicalizaba, despreciando a los judíos y a la comunidad romaní del país, formada por 700.000 personas. El grupo ganó notoriedad después de fundar la Guardia Húngara, un grupo de vigilancia desarmado que recuerda a los grupos de extrema derecha de la Segunda Guerra Mundial. Accedió al Parlamento en las elecciones de 2010 y actualmente ocupa 44 de sus 386 escaños.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies