La UE prorroga hasta marzo de 2012 los fuertes controles sobre alimentos de Japón para evitar contaminación nuclear

Actualizado 24/11/2011 18:52:52 CET

BRUSELAS, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Unión Europea ha decidido extender tres meses más, hasta finales de marzo de 2012, los fuertes controles de seguridad que se aplican sobre las importaciones de alimentos y piensos procedentes de Japón a raíz del accidente nuclear en Fukushima, con el fin de evitar que partidas contaminadas por la radiación lleguen al mercado comunitario.

Con todo, Bruselas afirma que los riesgos de seguridad alimentaria que plantea la crisis nuclear en Japón son "bastante bajos para la UE", tal y como revelan los controles realizados hasta ahora por los Estados miembros.

Expertos sanitarios de los Veintisiete han respaldado la nueva prórroga propuesta por la Comisión Europea en una reunión del Comité Permanente para la Seguridad de la Cadena Alimentaria y la Salud Animal, según ha informado el Ejecutivo comunitario en un comunicado.

La Unión Europea decidió tras el accidente de Fukushima elevar los niveles de control para hacer más estrictos los exámenes que se realizan a los productos de alimentación humana y animal de 12 prefecturas de Japón, las más próximas a la central de Fukushima.

Bruselas ha seguido recibiendo de parte de las autoridades japonesas información sobre el nivel de radiación de las zonas designadas y ha concluido que "algunos alimentos y piensos procedentes de prefecturas cercanas a Fukushima continúan conteniendo niveles de radiación por encima de lo permitido".

Hasta diciembre de este año, los alimentos importados de Japón serán sometidos a control para verificar los niveles de yodo 131, cesio 134 y cesio 137 antes de que salgan del país asiático y al menos el 10 por ciento de las importaciones serán sometidas a controles aleatorios en la UE, incluido en laboratorios.

Sin embargo, durante la prórroga se dejará de buscar el yodo 131 porque su vida media es de ocho días y hace tiempo que no se detecta, ha explicado la Comisión. Además, la decisión de la prórroga también contempla que la provincia de Nagano quede fuera de la lista de zonas bajo examen.

Los Veintisiete acordaron reducir a raíz del accidente nuclear en Japón a 500 bq/kg el nivel máximo autorizado de contaminación por cesio, de los 1.250 bq/kg autorizados hasta ahora. El máximo de yodo 131 autorizado se mantendrá en los 2.000 bq/kg aprobados en marzo. Además se introduce en los controles la búsqueda de estroncio con 750 bq/kq como nivel máximo tolerado.

En el caso de las importaciones procedentes de las 35 prefecturas restantes del país, sólo se autorizó su entrada si constatan el lugar de origen y se controlarán al menos el 20 por ciento de las mismas.

Las importaciones de alimentos japoneses al mercado comunitario apenas representa un volumen de 187 millones de euros en productos agrícolas y 29 millones en pesqueros, y España no está entre los principales importadores, que son Alemania, Países Bajos, Reino Unido, Bélgica y Francia.